Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00
Política Sanitaria > Medicina

Solo 1 de cada 10 fumadores pide ayuda al médico para dejar el tabaco

El 70% de fumadores han intentado dejarlo, al menos, una vez, según el último estudio de Pfizer

Juan Álvarez, director médico de Pfizer.
Solo 1 de cada 10 fumadores pide ayuda al médico para dejar el tabaco
Redacción
Jueves, 26 de mayo de 2016, a las 13:10
El 82 por ciento de los fumadores declara que su principal motivo para abandonar el tabaco es la mejora de su salud y calidad de vida pero, a pesar de ello, solo el 8 por ciento acudiría al médico para dejar de fumar. Esta es una de las principales consecuencias del informe ‘Rompe con la nicotina’ encargado por Pfizer a Ketchum Ltd y presentado en el marco del Día Mundial Sin Tabaco.

El estudio apunta que 7 de cada 10 fumadores españoles han intentado dejar de fumar al menos una vez en su vida y, de media lo han intentado hasta cuatro veces, mientras que un 30 por ciento restante no lo ha intentado nunca. Los exfumadores aseguran que, de media, tuvieron que intentar dejar de fumar hasta dos veces (66 por ciento) antes de conseguirlo de manera definitiva.

A la hora de buscar apoyos, uno de cada diez fumadores señala que desconoce dónde acudir para buscar ayuda en el abandono del tabaco. Por ello, la farmacéutica ha lanzado una web especializada donde ofrece planes adaptados según la motivación para dejar de fumar, consejos útiles y un mapa para encontrar el centro de salud o Unidad de Tabaquismo más cercana.

“En el Día Mundial Sin Tabaco, queremos recordar que el papel del médico en la cesación tabáquica es clave. Se estima que una conversación de entre 2 y 5 minutos con el profesional duplica las posibilidades de éxito de dejar de fumar de manera definitiva”, explica Juan Álvarez, director médico de Pfizer. Y añade: “el sanitario cuenta con la información y recursos necesarios para facilitar el proceso de dejar de fumar y valorar la conveniencia de indicar tratamiento farmacológico en los casos que sea recomendable”.

Por su parte, un 32 por ciento de los exfumadores señala que sin la ansiedad hubieran dejado mucho antes el tabaco. En este sentido, Álvarez considera “para la mayoría, la ansiedad y las posibles recaídas son las mayores dificultades para dejarlo pero los profesionales sanitarios pueden ayudar a los pacientes a manejar ambos con la opción más adecuada en cada caso”.

Los resultados de ‘Rompe con la nicotina’ muestran que la mejora de la salud y calidad de vida es la principal motivación a la hora de dejar de fumar para el 82 por ciento de los fumadores seguido muy de lejos de otros aspectos como el gasto derivado del tabaco (7 por ciento) o el impacto del tabaco en la salud de sus familiares (6 por ciento).

Asimismo, el 39 por ciento de los fumadores y el 34 por ciento de los no fumadores creen que este actoes una elección y que dejarlo depende de la fuerza de voluntad principalmente, pero un 31 por ciento de los encuestados considera que la cesación tabáquica debe contar con el apoyo de un profesional sanitario. Por otra parte, para el 79 por ciento de los consultados considera que el tabaquismo es una adicción mientras que para para el 35 por ciento es una condición médica.

Entre las diferencias que muestra el estudio entre población fumadora y no fumadora, se encuentra la frecuencia de visitas al médico. Aunque en general el 77 por ciento de los españoles afirma que acuden al médico por lo menos un par de veces al año cabe destacar que los fumadores (85 por ciento) acuden más que los que no lo son (66 por ciento). Las principales dolencias que empujan a los españoles a visitar a sus doctores son dolores de cabeza crónicos (16 por ciento), gripe (15 por ciento), fiebre de heno (13 por ciento) y tensión o ansiedad (13 por ciento).

Teniendo en cuenta los resultados del estudio que revelan que los fumadores acuden más al médico que los no fumadores, Álvarez señala “las visitas rutinarias al médico deberían ser un momento para que los profesionales sanitarios preguntaran más a menudo por la intención de sus pacientes de dejar de fumar y minimizar las oportunidades de cesación tabáquica perdidas”. “El profesional sanitario debería ser es un aliado en el proceso de cesación tabáquica”, concluye el especialista.

El impacto del tabaco en la economía

Según el estudio, el tabaco supone un gasto extra para los fumadores de 51,64 euros al mes. Además, este colectivo gasta el doble en alcohol que los que no lo son (29 euros frente a 13). Sin embargo, los adictos al tabaco gastan muy poco en intentar dejar de fumar (menos de 3 euros) demostrando una falta de interés en invertir recursos económicos en dejar el tabaco.

Por otra parte, datos recientes publicados en la revista International ‘Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease’ han mostrado que la financiación de terapias para dejar de fumar solamente en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cuya causa es directamente el tabaco en el 85 por ciento de los casos, ahorraría 4.258.000 euros al cabo de cinco años en el presupuesto sanitario español.