Redacción Médica
19 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:20
Política Sanitaria > Medicina

Los médicos critican el "en caso de duda, consulte al farmacéutico"

Un editorial del Colegio de Médicos de Tenerife abre la polémica competencial con los farmacéuticos

Fachada de una oficina de farmacia.
Los médicos critican el "en caso de duda, consulte al farmacéutico"
Redacción
Miércoles, 03 de octubre de 2018, a las 17:00
El ámbito competencial de los distintos profesionales sanitarios ha sido el terreno habitual de numerosas polémicas entre diferentes sectores. En esta ocasión, un editorial del Colegio Oficial de Médicos de Tenerife ha servido para que algunos farmacéuticos se hayan sentido ofendidos por su contenido y por el apoyo de la institución colegiada. 

El origen del choque de opiniones está en la publicación de un texto de opinión firmado por Antonio León, tesorero del Colegio tinerfeño que lleva por título el conocido slogan "en caso de duda, consulte al farmacéutico", una frase con la que "nos tropezamos en múltiples ocasiones", aunque "su contenido, aparentemente ofensivo, merece un análisis detenido". 

La prescripción es competencia médica


A lo largo de una clasificación en 4 puntos el tesorero expone su reflexión sobre por qué no es acertada por lo que conlleva y sobre la dispensa de medicamentos, cuya prescripción es competencia de los médicos. La frase publicitaria "no indica nada sobre la fase previa a la toma de un fármaco y aconseja consultar en caso de duda, en caso contrario ni eso". 

León continúa explicando que la afirmación "subestima de manera peligrosa, porque se trata de especialidades de uso común las que se anuncian, la posibilidad de reacciones adversas y como solo se recomienda consultar al farmacéutico, éste se encuentra con que tiene que evaluar una situación que no es de su estricta competencia". 

Además, "propone a los farmacéuticos como sustitutos de los médicos en lo que al producto se refiere, es decir, cambia la consulta del galeno por la oficina de farmacia. Y, en ocasiones, acaba aconsejando el auxiliar (hablo de mi experiencia personal y de familiares". En este punto, León recuerda la Ley 44/2003, de Ordenación de las profesiones sanitarias, que asigna a los licenciados en Medicina la "indicación y realización de las actividades dirigidas a la promoción y mantenimiento de la salud, a la prevención de las enfermedades y al diagnóstico, tratamiento, terapéutica y rehabilitación de los pacientes, así como al enjuiciamiento y pronóstico de los procesos objeto de atención".

Del mismo modo, es competencia de los farmacéuticos "las actividades dirigidas a la producción, conservación y dispensación de los medicamentos, así como la colaboración en los procesos analíticos, farmacoterapéuticos y de vigilancia de la salud pública". De ahí que subraye que los farmacéuticos, "en relación con las especialidades comercializadas, solo podrían aconsejar en relación con la conservación del producto y control de la dispensación y en el resto de actividades son colaboradores". 

Consigna publicitaria engañosa


Pese a que con su reflexión asegura que "no se buscan desagravios ni enfrentamientos estériles, sino llamar la atención sobre una consigna publicitaria que dificulta a ambos profesionales un buen cumplimiento de sus funciones", lo cierto es que sus palabras no han sido bien recibidas por el sector aludido. El tuit del Colegio de Médicos en el que asegura que la Comisión Permanente apoya el editorial y a su autor y que rechaza las "opiniones descalificatorias personales que ponen en evidencia a sus autores" ha encontrado respuesta precisamente en algunos de ellos. 

Es el caso de Alfredo Montero, farmacéutico especialista del Hospital Virgen de la Candelaria, que responde que "el único que se pone en evidencia es el autor, mostrando una gran ignorancia en legislación farmacéutica, y ustedes publicando y apoyando un texto lamentable y casposo del que no sale nada constructivo ni propuesta alguna de mejora y entendimiento". Se trata, en su opinión, de una "huida hacia adelante de libro". 

El tuit de Montero es a su vez contestado por el propio Colegio, que afirma creer que "confunden normas autonómicas y de régimen interno, con la legislación nacional sobre competencias de las profesiones sanitarias". Ante esta nueva respuesta, otros compañeros farmacéuticos parecen dar por 'perdida la batalla' con los médicos, incluso haciendo referencia a que "pertenecen a la familia Picapiedra".