Esta 'pandemia silenciosa' apunta a provocar 10 veces más muertes en 35 años y un gasto bastante elevado en la economía

La resistencia a antibióticos exige investigación: "Nos quedamos sin armas"
María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).


29 oct 2021. 09.05H
SE LEE EN 5 minutos
En el último año, la industria farmacéutica ha centrado sus esfuerzos en la investigación del Covid-19, dejando a un lado el desarrollo de los antibióticos. Asimismo, la pandemia ha provocado que el uso de estos medicamentos crezca exponencialmente debido al empleo inadecuado e innecesario de los mismos. En este escenario, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), del Ministerio de Sanidad, acaba de publicar un documento que recoge las bases del nuevo Sistema de Vigilancia Nacional de Resistencia a los Antimicrobianos, para el que los profesionales demandan "inversión en la investigación e innovación". 

En la actualidad, la resistencia a antibióticos está considerada como "una de las diez principales amenazas para la humanidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)", alerta María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). Además, la OMS advierte que "si no se toman medidas urgentes, el mundo está abocado a una era post-antibióticos en la que muchas infecciones comunes y lesiones menores volverán a ser potencialmente mortales".

Antes de la pandemia de Covid-19, los expertos señalaron que las infecciones resistentes a los medicamentos podrían, anualmente, “matar a diez millones de personas en todo el mundo para 2050; y, para 2030, la resistencia a los antibióticos podría obligar a hasta 24 millones de personas a la extrema pobreza extrema”.

La portavoz de la Seimc apunta que "lo importante es guiar las líneas de investigación e innovación para que que mejore el uso de los antibióticos". De esa manera, el problema de la resistencia antimicrobiana se solucionaría tomando distintas vías de actuación. "Por un lado, limitando el uso de los antibióticos y usándolos de forma adecuada. Y, por otro lado, invirtiendo en la investigación e innovación para el diagnóstico precoz de estas bacterias resistentes. Y, por supuesto, en su tratamiento", determina la portavoz de Seimc.

El desarrollo de los antibióticos en la actualidad


En los últimos diez años, al menos 45 moléculas se encuentran en estudios preclínicos o, algunos de ellos, ya en la fase clínica avanzada. El mayor problema a la hora de llevar a cabo las innovaciones de los antibióticos es el largo periodo que transcurre hasta que llegan a los pacientes.


"Se estima que la resistencia antimicrobiana puede causar 10 veces más muertes en 35 años"





Tomás declara que este proceso "requiere muchas fases, como la de comprobar que no tengan toxicidad, y pasar por diferentes etapas de los ensayos clínicos. Y es en esta última donde perdemos la mayoría de los tratamientos, llegando al paciente muy pocos de ellos. Por ese motivo, en la última década han sido muy pocos los antibióticos que han salido al mercado para tratar las infecciones".

Resistencia a los antibióticos: "pandemia silenciosa"

Los últimos informes realizados por el Plan de Resistencia Antimicrobiana establecen que, en Europa, "aproximadamente 33.000 personas fallecen al año como consecuencia de la resistencia antimicrobiana", recalca Tomás. "No sólo se han ralentizado las investigaciones en esta patología, sino también en otras muchas, como ocurre con el cáncer", señala la portavoz de la Seimc.

La realización de nuevos tratamientos en la Unión Europea conlleva alrededor de 1.500 milones de euros al año de coste extra.  "Se estima que este problema puede causar 10 veces más muertes en 35 años y un gasto muy elevado para la economía", alerta Tomás. Asimismo, detalla que "no solo afecta a la salud humana sino también a la salud animal, teniendo implicaciones en el medio ambiente, en el comercio y en la economía mundial".

La mayoría de los pacientes infectados por bacterias resistentes sufren múltiples comorbilidades, con otras patologías que ingresan en los hospitales e incrementa la mortalidad. Estos pacientes, "presentan otras patologías enmascaradas por las bacterias multiresistentes, lo que provoca realmente el último paso para la mortalidad o la gran morbilidad en los pacientes. Es una pandemia que está creciendo y nos estamos quedando sin armas para luchar contra ellas", alarma Tomás. 


Plan contra resistencia a antibióticos


En el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad, se establece el siguiente circuito de vigilancia:
  • La fuente de información serán los laboratorios de microbiología.
  • Las comunidades autónomas establecerán, en el ámbito de su competencia, los canales de información que garanticen el cumplimiento de recogida y notificación de los casos sujetos a vigilancia.
  • La comunidad autónoma enviará los datos al ISCIII a través de la plataforma informática del Sistema para la Vigilancia en España (Sivies).
  • El análisis de los datos nacionales y la elaboración de los informes nacionales se realizará en coordinación entre el Centro Nacional de Epidemiología (CNE), Centro Nacional de Microbiología (CNM) y el Comité Coordinador de la Red Nacional de Laboratorios para la vigilancia de microorganismos resistentes.
  • La información se difundirá a todos los participantes de la vigilancia de las resistencias y se hará pública mediante una plataforma interactiva.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.