Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Política Sanitaria > Medicina

La RANM recuerda la figura de Jiménez Díaz 50 años después de su muerte

Creó el Instituto de Investigaciones Clínicas y Médicas hace 83 años, germen del futuro Hospital Fundación Jiménez Díaz

Homenaje al médico y profesor en la Real Academia Nacional de Medicina.
La RANM recuerda la figura de Jiménez Díaz 50 años después de su muerte
Redacción
Martes, 17 de abril de 2018, a las 18:30
El carácter visionario, innovador e inconformista del profesor Carlos Jiménez Díaz y su aportación y legado a la Historia de la Medicina de nuestro país, no sólo a nivel científico, sino también, y de manera muy relevante, docente e investigador, volvieron a recordarse y ponerse en valor la semana pasada en las sesiones científicas en torno a su figura celebradas por la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANM) en su sede en Madrid, y organizadas en colaboración con el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y la Fundación Conchita Rábago, fundados por él y por su mujer, Conchita Rábago, hace 63 y 49 años, respectivamente.

51 años después de su fallecimiento, la huella de la obra del Prof. Jiménez Díaz y la atracción e ilusión que generó en sus colaboradores sigue estando vigente desde que, muy joven y enfrentándose al riguroso academicismo que imperaba en su época, creó el Instituto de Investigaciones Clínicas y Médicas hace ya 83 años, germen del futuro Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, y al que posteriormente se incorporó para crear el modelo asistencial, docente e investigador, que todavía hoy (si cabe, cada vez más) es referente nacional.

Y es que Jiménez Díaz no concebía el mejor hospital, con la mejor atención y los profesionales más expertos, sin integrar en él la investigación, “porque dignificaba la práctica clínica con el rigor del método científico” y porque “el investigador debía estar muy próximo al enfermo, quien suscitaba y motivaba su trabajo” para poder explorarle y así atenderle adecuadamente, recuerdan en la RANM que, con motivo de estas sesiones, acoge estos días la exposición Carlos Jiménez en la historia de la Medicina Universal.

La misma cercanía, en este caso no sólo con el enfermo, sino también con el tutor, reclamaba el profesor para el estudiante al concluir con el carácter docente el listado de elementos imprescindibles del hospital modélico con el que soñó, y que llegó a fundar y ver hecho realidad. A su juicio, “el hospital debía ser docente las 24 horas del día, con el compromiso de todo el personal sanitario, y el estudiante debía vivir un auténtico internado”.

Pionero español de la Medicina Integral

Durante las sesiones científicas celebradas en torno a la figura de Jiménez Díaz los pasados martes y miércoles, numerosos especialistas, muchos de ellos grandes conocedores de su figura por haber compartido experiencias personales y profesionales con él, analizaron diversas facetas de su persona y de su impagable aportación a la Medicina, tales como su ingreso, tras muchas dificultades, en la RANM, su trayectoria como pionero español del citado modelo integral de la Medicina y sus publicaciones científicas. Asimismo, se pusieron de relieve la trascendencia histórica de su escuela y las distintas, y muy numerosas, vertientes de la Medicina clínica en las que sus aportaciones han sido relevantes.

En este sentido, y coordinado por los profesores Manuel Díaz-Rubio y Manuel Serrano Ríos, presidente de honor y académico de número, respectivamente, de la RANM y ponentes especialmente relacionados con la vida y obra del homenajeado, el encuentro se inició con una sesión académica que acogió dos conferencias de sendos especialistas tituladas El Profesor Carlos Jiménez Díaz y la Real Academia Nacional de Medicina y El Profesor Jiménez Díaz, pionero español de la Medicina Integral (clínica, investigación y docencia).

En ellas se repasaron los principales hitos y momentos de inflexión de su biografía, como la fundación del Bulletin of the Institute for Medical Research, la del citado instituto de investigación y el propio hospital, iniciado con la Clínica Nuestra Señora de la Concepción, el esperado ingreso en la RANM con el discurso “La disreacción y las enfermedades alérgicas”, las creaciones y presidencias de diversas sociedades científicas, su contribución al actual sistema de formación de Médicos Internos Residentes (MIR) o el infarto de miocardio y el accidente de tráfico que marcaron sus últimos años de vida.

Completando el enfoque, y a cargo de Gregorio Rábago Juan-Aracil, presidente de la Fundación Conchita Rábago, los asistentes a las sesiones pudieron recordar cómo la mujer del profesor fundó esta institución tras el fallecimiento de su marido para preservar la obra y memoria de este a través del fomento de la investigación y la formación biomédica, y prestando su apoyo a la Fundación Jiménez Díaz en todas sus iniciativas en este campo.

Para ello, entre otras muchas acciones, puso en marcha hace ya medio siglo la celebración anual de la Lección Conmemorativa Jiménez Díaz (que inauguró nada menos que Severo Ochoa y cuya próxima edición correrá a cargo, en mayo, del Prof. Juan Carlos Izpisua) con el fin de homenajear a médicos e investigadores destacados por su contribución en el ámbito de la Medicina, y ha otorgado desde su fundación más mil becas de investigación.

Innovación e influencia en numerosas especialidades médicas

Muchas fueron las disciplinas médicas en las que el homenajeado innovó, lo que se abordó en la ponencia Otras especialidades. El impulso del Profesor Jiménez Díaz, pronunciada por el profesor Miguel Lucas Tomás, también académico de número de la RANM y en la sesión científica extraordinaria El Profesor Jiménez Díaz y su impacto en la Medicina Clínica, moderada por Carmen Ayuso, directora del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD, UAM), que se inició con la conferencia titulada Alergia: la epidemia que comenzó en el siglo XIX a cargo de Joaquín Sastre Dominguez, jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Su homólogo en el Servicio de Nefrología, Jesús Egido de los Ríos, destacó por su parte la impronta del Prof. Jiménez Díaz en La hipertensión arterial y las enfermedades renales, mientras que el profesor José María Fernández Rañada, académico correspondiente de la RANM, hizo lo propio con la ponencia Anemia anaplástica, ¿un trastorno autoinmune?.

Las Sesiones Científicas en torno a su figura de Carlos Jiménez Díaz finalizaron con un viaje a través de los recuerdos del homenajeado de José Luis Herrera Pombo, también académico correspondiente de la academia de Medicina, y con la conferencia de clausura La trascendencia histórica de la escuela de D. Carlos Jiménez Díaz.