Los sindicatos mayoritarios apuntan en la misma dirección pero diversifican sus propuestas al Gobierno

La 'lucha de clases sanitaria' rompe la unión de la prejubilación en el SNS
Manuel Cascos, Gabriel del Pozo, Ana María Francés y Fernando Hontangas


03 dic 2021. 17.35H
SE LEE EN 5 minutos
Los sindicatos mayoritarios cierran filas en favor de la jubilación anticipada para los profesionales del sector sanitario. Una petición que consideran que está plenamente justificada debido a las especiales condiciones laborales de penosidad y riesgo que sufren estos trabajadores a lo largo de su trayectoria profesional. Sin embargo, lejos de unirse en una propuesta común, las diferentes organizaciones sindicales están planteando sus peticiones al Gobierno por separado para tratar de abordar esta misma cuestión.

La razón de esta divergencia radica en la actividad que desarrolla cada colectivo, como es el caso de médicos y enfermeras. Es decir, cada organización sindical se ciñe a los intereses de los profesionales que representa y en los que basa sus diferentes propuestas de cambio, aclaran desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (Cesm).  

UGT Servicios Públicos considera “prioritario” que el Ejecutivo emprenda las modificaciones pertinentes para permitir la jubilación parcial con contrato de relevo dentro de las Administraciones Públicas. No obstante, según apuntan fuentes del sindicato a Redacción Médica, la petición de la organización es más amplia, dado que también incluye a los funcionarios de otras Administraciones.


Mismo objetivo, condiciones diferentes 


En el ámbito sanitario, UGT considera que para el personal estatutario se debería modificar el artículo 215 de la Ley General de Seguridad Social, para que haga referencia al Estatuto Marco y modificar, igualmente, el Real Decreto 1131/2002, por el que se regula la jubilación parcial, incluyendo al personal estatutario.

El sindicato señala que generalizar este derecho, "clave para las expectativas profesionales y personales de los empleados públicos", no perjudica la sostenibilidad de la Seguridad Social y que, además, comporta una serie de beneficios para los servicios público.

Por su parte, el Sindicato de Enfermería (Satse) explica a este periódico que las condiciones laborales que tienen los distintos profesionales sanitarios y otros trabajadores que prestan sus servicios en el ámbito de la sanidad "no son iguales".

A este respecto, el sindicato enfermero defiende que, a diferencia de otros colectivos profesionales, las enfermeras y enfermeros prestan su labor asistencial y de cuidados "de manera permanente y continuada a lo largo de todo el día y el año", lo que requiere que se trabaje a turnos por las noches, festivos y fines de semana.

"Todo ello impide al organismo adquirir hábitos naturales de sueño, alimentación y descanso cuya alteración, según multitud de estudios científicos, afectan a su salud y bienestar psicosocial", añade la organización presidida por Manuel Cascos, que agrega que este colectivo se ve sometido a numerosos riesgos que son "intrínsecos a su profesión" y que influyen "de manera decisiva" en su salud.

Por ello, la propuesta de Satse es clara y reclama la aprobación de una norma que permita acceder a las enfermeras a la jubilación anticipada de manera voluntaria, al considerar que cumplen con los mismos requisitos que otros colectivos profesionales, como los del sector ferroviario, personal de vuelo, profesionales taurinos o policías, "a los que el Gobierno ya les ha aplicado un coeficiente reductor de la edad de jubilación en virtud de la Ley General de la Seguridad Social". 


Unión de sindicatos, ¿en un futuro? 


La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif) pone el foco de su propuesta en los coeficientes reguladores de la jubilación en base a la penosidad del trabajo a turnos que desarollan muchos profesionales de salud.

En su caso, las reivindicaciones llegaban vía misiva a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, sustentadas en el "altísimo" porcentaje de bajas en personal mayor de 55 años que registra la sanidad. Según sus cálculos, esta medida podría significar un ahorro de casi 500 millones de euros en el déficit del Estado. 

Sin embargo, considera que la diversificación de las exigencias sindicales responde más la "casualidad" que a una falta de consenso en el ámbito o discrepancia en las peticiones. 

Como presidente del sector de Sanidad, Fernando Hontangas, apunta a un "acuerdo" implícito de todos los agentes del ámbito y no descarta unir fuerzas en un futuro. "Todos apuntamos en la misma dirección que no nos hayamos puesto de acuerdo en una reunión previa es una casualidad". Para Hontangas existen "razones más que suficientes" para que los partidos políticos "afronten estas medidas de manera positiva". 

Esto exige, según el portavoz, poner más "dinero sobre la mesa" y subsanar la "infrafinanciación" que sufre "Atención Primaria". La partida que recibirá este nivel el año que viene, 176 millones de euros, supone el 10 por ciento de los 1.300 millones que estima el sindicato se necesitarían en 2022 "solo para cubrir gastos de médicos y enfermeras". 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.