10 dic 2018 | Actualizado: 14:25

España es el segundo mayor 'caladero' de médicos británicos en Europa

Solo Alemania estaría por delante, según datos de la asociación británica de médicos

El Brexit puede agravar el proceso de salida de profesionales.
España es el segundo mayor 'caladero' de médicos británicos en Europa
dom 11 noviembre 2018. 14.00H
La heterogeneidad de las condiciones laborales de los médicos en el contexto europeo provocan que mientras que unos países son receptores natos de profesionales, otros ven cómo sus facultativos emigran sin cesar. En este sentido, la Federación Europea de Médicos Asalariados (FESM) lleva meses trabajando en un intento de establecer o al menos exigir unos mínimos comunes que frenen los desplazamientos de médicos. 

En el caso de los facultativos británicos, las opciones de establecerse se decantan entre Alemania, elegido por un 22 por ciento, y España, que roza el 9 por ciento. Son datos de la British Medical Association (BMA) pertenecientes a 2017 -antes de entrar a valorar el Brexit- y que se presentaron en la última asamblea de la FESM en Bruselas. 

Es importante la libre circulación, pero también prestar consideración a los médicos que permanecen en sus países de origen



"Se mudan los médicos británicos. Ellos asumen gente de otras procedencias, pero los británicos se quieren mudar a España, por calidad de vida. En la receptividad de otros países europeos están por delante de nosotros Alemania, Francia y Reino Unido, pero a nivel solo de británicos, España es su segunda opción. Probablemente estemos hablando de médicos a un determinado nivel, no sé si vienen los jóvenes o los ya más próximos a la jubilación, pero son datos de peso", explica a Redacción Médica Gabriel del Pozo, vicesecretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y responsable de Relaciones Internacionales del sindicato. 

Los datos de la BMA corresponden a una encuesta en la que se concluyó que 4 de cada 10 doctores de los Estados miembro que trabajan en Reino Unido planean dejar el país. Se trataba con ello de identificar la escala de la migración potencial de los médicos de los Estados miembro a otros países y los factores clave para tomar la decisión de emigrar. Las conclusiones alertan sobre la importancia de la libre circulación, especialmente de los médicos jóvenes, pero también de prestar la debida consideración a los médicos que permanecen en sus países. 

Países emisores de médicos


Precisamente en este sentido se ha movido un país tradicionalmente emisor de profesionales médicos como es Rumanía, que ante la fuga masiva de personal ha decidido en los últimos meses tomar medidas como duplicar el salario de los médicos. Además, han impuesto el pago de la formación de la residencia, y "tienen la obligación de ir a determinados sitios cuando se forman como residentes y si no tienen una multa, un abono al Estado. Es verdad que han disminuido las marchas pero a pesar de todo, con las condiciones que hay, se van", asegura Del Pozo. 

El de Rumanía no es el único caso de fugas masivas de médicos, ya que países como Hungría también padecen esta estampida. En concreto, la mitad de estudiantes de Medicina allí se plantean ir al extranjero con el apoyo del país receptor, una situación que supone costes que quedan sin compensar para el estado que se encargó de la formación. 

Medidas para contrarrestar la migración


Cabe recordar que los responsables de las organizaciones médicas a nivel europeo han destacado en sus últimos encuentros, como posibles soluciones para la emigración e inmigración, medidas como aumentar a un mínimo del 6,9 por ciento del PIB el gasto público en sanidad o la necesidad de que la sanidad sea vista como una inversión y no como un gasto. 

Además, recuerdan que es un objetivo crucial que se mantenga la proporción adecuada entre personal y número de pacientes. El objetivo es que las condiciones laborales sean lo suficientemente estimulantes como para atraer no solo a médicos nacionales para quedarse en su país de origen, sino también para promover el intercambio de ideas y experiencias a nivel internacional, descartando las migraciones por necesidades económicas. 

Por último, los médicos europeos concluyen que es importante garantizar puestos en las facultades de Medicina para satisfacer las necesidades de todos los pacientes y no sufrir una dependencia de la importación de médicos. Sin embargo, alertan de la necesidad de evitar las universidades superpobladas, puesto que la calidad de la formación también se ve afectada. Se trata de analizar todas las opciones posibles para mejorar la formación y las condiciones de los médicos y evitar desigualdades tan profundas entre países del entorno europeo. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.