17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Electroestimulación: instrucciones de uso

Hospitales Nisa lanza una guía sobre sus contraindicaciones y recomendaciones

Una sesión de electroestimulación.
Electroestimulación: instrucciones de uso
dom 10 julio 2016. 19.30H
Redacción
Tras las noticias aparecidas en los últimos días, desde la Unidad de Salud Deportiva de Hospital Nisa Sevilla-Aljarafe, queremos aportar una serie de informaciones sobre la electroestimulación, la rambdomiolisis, contraindicaciones y recomendaciones sobre las mismas. 
 
La electroestimulación es una herramienta de trabajo más, como otras, dentro del ámbito del ejercicio físico y la salud. “Ésta es un generador de contracciones musculares mediante la cual se realiza una contracción mayor de fibras que en una contracción voluntaria”, afirma Rafael Puerto, responsable del Servicio de Ejercicio Terapéutico (SET) de la Unidad de Salud Deportiva de Hospital Nisa Sevilla-Aljarafe.
 
“Cuando la dosis de aplicación no es la adecuada, como en cualquier otro tipo de entrenamiento, surgen una serie de inconvenientes como la rambdomiolisis o las roturas fibrilares”, matiza Almudena Morales del SET de Salud Deportiva.
 
La rambdomiolisis  es el deterioro de las fibras musculares con la liberación de sustancias dañinas en ciertos niveles al torrente sanguíneo. Estas sustancias son filtradas en los riñones y se pueden detectar en un análisis de orina.
 
Desde el Servicio de Ejercicio Terapéutico, como profesionales del físico y la salud, nos basamos en los principios del entrenamiento para programar y realizar nuestras sesiones de trabajo, esto es, individualización, adaptación biológica, relación óptima entre entrenamiento y recuperación o aumento progresivo de la carga.
 
Recomendaciones
 
Algunas contraindicaciones para la realización de la electroestimulación son “el embarazo, epilepsia, insuficiencia circulatoria, marcapasos, síntomas o sospecha de deshidratación, afecciones cutáneas de modo infecciosas o desconocidas, tuberculosis arteriosclerosis, hemofilia enfermedades neurológicas, condiciones febriles, procesos bacterianos  o virales agudos”, según comenta el especialista en este campo, Juan Peris.
 
En definitiva, la electroestimulación es una herramienta de trabajo con una gran variabilidad, recuperaciones, rendimiento, fitness, salud, para completar de manera segura el entrenamiento. En ningún caso puede sustituir al ejercicio físico. “El principal problema es la falta de conocimiento por parte de los usuarios”. Desde el Servicio de Ejercicio Terapéutico “recomendamos consultar con un médico especialista para casos especiales y disponer de un informe médico como apto para el ejercicio”.
 
Por ello, “para practicar ejercicio físico de manera segura, es necesario practicarlo con profesionales del ejercicio físico y  la salud”, refiere Puerto.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.