Coronavirus y Navidad: los médicos fijan sus mínimos para relajar medidas

Los encuentros familiares deberán producirse en lugares ventilados y con medidas de seguridad aunque baje la incidencia

Tomás Cobo, Rafael Ortí e Ildefonso Hernández.
Coronavirus y Navidad: los médicos fijan sus mínimos para relajar medidas
lun 23 noviembre 2020. 20.30H
Borja Negrete | Esther Ortega
Las Navidades de 2020 no serán como las anteriores. Lo dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado fin de semana y lo remarcan los profesionales sanitarios, que piden más concienciación de cara a las próximas fechas. Aunque no creen que la pandemia de coronavirus se haya estabilizado para entonces, los expertos sí reflexionan sobre los indicadores que determinarán cómo se podrá celebrar la Navidad este año. 

-Consulta en directo las últimas noticias sobre la pandemia de coronavirus

"El índice que más se está utilizando es el de la incidencia acumulada, necesitaríamos estar por debajo de los 200 y de forma mantenida", expone Tomás Cobo, vicepresidente primero del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom). En cambio, Ildefonso Hernández, vocal de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), pone un límite más estricto para poder celebrar la Navidad: "La incidencia acumulada de casos de coronavirus debe estar por debajo de 30 por 100.000 habitantes".

Hernández ve, por tanto, "muy complicado", casi imposible, que estas Navidades vayan a ser como las que todos conocemos, con celebraciones en casa de familiares, sin límite de aforo o movilidad. Advierte que no tomarse en serio la pandemia y que en Navidad se pudiera hacer cualquier cosa "nos llevaría al desastre, a no salir del pozo hasta abril o mayo. En esta pandemia hemos aprendido que cuando creías que estabas en una situación buena, puedes pasar a una mala en un abrir y cerrar de ojos. Lo que hay que hacer es bajar la IA por debajo de 30, y a partir de ahí relajar las medidas muy poco a poco".

De acuerdo al argumento del vocal de Sespas, ni siquiera Madrid podría celebrar unas Navidades en condiciones normales (ahora cuenta con uan IA de 270). "El caso de Madrid nos enseña a ser humildes… La incidencia en la capital no baja solo por las medidas. De hecho, ya estaba bajando en el mismo momento en que se tomaron, cuando hemos visto que los resultados de las medidas se producen a semanas vista. En Madrid fue clave el comportamiento de los madrileños. Pero hay que recordar que, aunque Madrid ha tenido esa bajada de incidencia, es el segundo líder en mortalidad por coronavirus de España":

Reuniones familiares, pero fuera de casa


El presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), Rafael Ortí, considera que si "hacemos las cosas bien podremos reunirnos, aunque no como lo hemos hecho hasta ahora -aquellas navidades con todos los primos, tíos, etc.-". Ortí pone de ejemplo el Congreso que su sociedad científica celebró este verano en Ávila y al que acudieron 100 personas sin producirse contagios. No obstante, pide calma con la relajación de medidas: "La desescalada no debe empezar hasta que estemos en 50 por 100.000. Yo creo que llegaremos a cifras alrededor de eso en Navidad".

Cobo señala que la incidencia acumulada "hay que valorarla también teniendo en cuenta con el número de pacientes hospitalizados y en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI)", añade. En este sentido, Cobo explica que la tendencia tendría que estar "por debajo del 10 por ciento o incluso del 5 por ciento en pacientes ingresados en las UCI y menos en el hospital". Para evaluarlo, se tiene que tener en cuenta cómo afecta al funcionamiento normal del hospital: "En el momento que, como consecuencia de los ingresos Covid, se tengan que suspender actividades normales, sobre todo quirúrgicas, es un dato malísimo", señala el experto. 

Con todo ello, Cobo no ve "un escenario como para que en Navidad vuelvan a ser las cosas medianamente normales". Todo lo contrario, considera que habrá "confinamientos selectivos, por zonas": "No se va a solucionar en el plazo de un mes que queda para las fiestas".  En la misma línea, Hernández desliza que "no serán unas Navidades de grandes reuniones en casa, donde la celebración se limitará a los convivientes". Sin embargo, sí considera que "será posible que la gente se vea en un contexto sin riesgo. Por ejemplo, encontrándose en un sitio abierto, como una terraza o un parque".

"El escenario será mejor que el actual pero nos enfrentamos a unas Navidades muy diferentes a las que estamos acostumbrados", señala Cobo, que cree que habrá CCAA más afectadas que otras. "Seguimos sin que la gente sea consciente de que siguen muriendo muchas personas", lamenta Cobo, que pide extremar las medidas sanitarias, como el uso de la mascarilla o la distancia física, de cara a las fiestas. 

Para Ortí, la Navidad va a ser una oportunidad clave "para evitar la cuarta ola, que será la de los contagios producidos en estas reuniones familiares". El especialista en Salud Pública cree que las reuniones se podrán producir entre no convivientes si tienen lugar en un "sitio ventilado, manteniendo las distancias y no se abusa de abrazos, besos, alcohol… y no se hacen tonterías con la gente mayor".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.