16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

Cinco cosas que hacen mal los médicos en laboratorio y salen caras al SNS

Las recomendaciones provienen del proyecto 'No hacer' del Ministerio de Sanidad y las sociedades científicas

Inma Caballé, presidenta de la SEQC.
Cinco cosas que hacen mal los médicos en laboratorio y salen caras al SNS
mié 02 noviembre 2016. 13.50H
Redacción
Apuesta por la calidad y eficiencia del Sistema Nacional de Salud (SNS). La Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC), adherida al proyecto ‘No hacer’ del Ministerio de Sanidad, ha anunciado cinco recomendaciones para disminuir la utilización de pruebas innecesarias en la práctica diaria de los laboratorios clínicos, es decir, aquellas que no han demostrado eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa y no son coste-efectivas.

Específicamente, la SEQC propone evitar “solicitar múltiples pruebas en la valoración inicial de un paciente con sospecha de enfermedad tiroidea. Solicitar primero la hormona estimulante del tiroides y en caso de ser anormal, continuar con evaluación adicional o con tratamiento”. Además, aclara que no es recomendable “la determinación de CK total ni CK-MB, ni AST, ni LDH, ni mioglobina para el diagnóstico de daño miocárdico (o infarto)”.

En tercer lugar la sociedad científica plantea “no hacer IgE específica para alérgenos en paciente cuya historia clínica no muestra síntomas de reacciones adversas o sin pruebas ‘in vivo’ previas. En todo caso, no realizar estudios sistemáticos de varias Inmunoglobulinas contra alérgenos sin una revisión exhaustiva de la historia clínica del paciente”. A lo que suman que “no realizar cribado poblacional de déficit de Vitamina D, mediante la concentración en suero de 1,25-dihidroxiVitamina D (Calcidiol)”.

La última recomendación es dejar de “solicitar una velocidad de sedimentación Globular o eritrosedimentación para valorar la inflamación en pacientes con diagnóstico no definido. Para detectar el estado proinflamatorio en fase aguda solicitar proteína C reactiva”. Unas propuestas que buscan “la implicación directa del laboratorio clínico en esta iniciativa de compromiso por la calidad”, según precisa Francisco A. Bernabéu, miembro de la Junta Directiva de la SEQC y responsable del proyecto “No hacer”.

“Estas cinco medidas fueron seleccionadas entre un gran número propuesto por el grupo de expertos de la SEQC, de las que fueron seleccionadas 10 y, de éstas, las cinco recomendaciones prioritarias (a través del Método Delphi)”, puntualiza Bernabéu. Estas pautas de actuación se expusieron, junto con la de otras siete sociedades científicas, en la Jornada “Compromiso con la Calidad de las Sociedades Científicas en España”.

Silvia Izquierdo, presidenta de la Comisión de Acreditación de Laboratorios, explica que “los profesionales del laboratorio clínico deben asumir el compromiso de revisar y evaluar las determinaciones analíticas solicitadas por los clínicos y evitar la realización de pruebas innecesarias”. Según explica, “en ocasiones, los clínicos solicitan determinaciones al laboratorio por motivos que se alejan del verdadero propósito: diagnóstico, monitorización, confirmación de una sospecha clínica y pronóstico”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.