Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:50
Política Sanitaria > Medicina

Cardiología y AP: 'Monta tanto' en seguimiento del paciente cardiaco

Según lo perciben los pacientes tras su paso por las urgencias

El estudio se ha realizado a partir de una muestra de 785 pacientes.
Cardiología y AP: 'Monta tanto' en seguimiento del paciente cardiaco
Redacción
Domingo, 31 de julio de 2016, a las 17:30
Los pacientes con insuficiencia cardiaca (IC) no ven diferencia entre su evolución cuando se complica el cuadro (hasta el punto de visitar las urgencias) si los atiende después de la crisis su médico de cabecera en el centro de Salud, o bien les sigue de cerca el especialista cardiólogo del hospital.

Así lo corrobora la reseña de un estudio que publica este mes Revista Clínica Española, y que firma un elenco de médicos especializado en atención urgente de diversos hospitales de España, todos ellos en representación del grupo ICA de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias -Semes-, que coordina Pere Llorens.

Según concluye la investigación –que forma parte de un estudio más amplio llamado Sopica–, “existen diversos aspectos de percepción del paciente con IC respecto a su enfermedad susceptibles de futuras intervenciones”, y añade a continuación que, en efecto, “el seguimiento del paciente involucra a diferentes especialidades, pero todas consiguen resultados similares a medio plazo”.

Para llegar a ese razonamiento –se detalla en el escrito– se entrevistó por teléfono a los pacientes con IC que habían acudido las urgencias por descompensación de su cuadro entre los 91 y 181 días tras la visita.

Una muestra de 785 pacientes

Acto seguido, se investigó la relación entre la clase de especialista que hacía el seguimiento y el paso por los servicios urgentes o el ingreso hospitalario si tenía lugar.

A partir de una muestra de 785 pacientes, se vio que un 33 por ciento consideraba leve su enfermedad después del episodio; un 64 por ciento necesitaba ayuda de terceras personas para sus actividades diarias; un 65 por ciento no percibió cambios terapéuticos de forma reciente, y un 69 percibe que su tratamiento no cambia con las agudizaciones.

Todo lo cual convence a los médicos de que “existen diversos aspectos de percepción del paciente con IC respecto a su enfermedad susceptibles de futuras intervenciones; el seguimiento del paciente involucra a diferentes especialidades, pero todas consiguen resultados similares a medio plazo”.