Los sindicatos denuncian que llevar a 2023 la vinculación a la inflación es una "imposición" del Gobierno

'Líneas rojas' a la subida de sueldo médico: plurianual y ajustada al IPC
Miguel Borra (CSIF), Rosa Cuadrado (CCOO) y Ana María Francés (UGT).


04 may 2022. 15.10H
SE LEE EN 4 minutos
Los sindicatos tildan de “imposición” la subida salarial a funcionarios que proyecta el Gobierno en su Programa de Estabilidad 2022-2025, en el que traslada a 2023 la actualización de los sueldos de médicos y enfermeros de la sanidad pública conforme al IPC. Denuncian las centrales que hasta la publicación de este plan no tuvieron constancia de una cuestión que, consideran, debe abordarse en la Mesa General Negociación de las Administraciones Públicas. En cualquier caso, el rechazo a los cálculos del Ejecutivo es compartido tanto por CCOO y UGT como por CSIF: “Es un obstáculo para la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores”, sentencian.

El de ligar la subida de sueldo de los empleados públicos al IPC este mismo año constituye una reivindicación “irrenunciable” para los sindicatos de clase, que, consultados por Redacción Médica, indican que los funcionarios no solo no deben “perder poder adquisitivo” sino "recuperar" el que perdieron a raíz de la crisis económica. El horizonte lo ubican en 2025, un objetivo que creen incompatible con las previsiones macroeconómicas del Ejecutivo, que en el Plan de Estabilidad prevé que el aumento retributivo de médicos y enfermeros vaya “en línea con la evolución de precios para todo el periodo contemplado” solo "a partir de 2023".

Esta previsión supondría una pérdida de poder adquisitivo para los empleados públicos de cara al próximo ejercicio, en el que, según las previsiones del Banco de España, la inflación podría elevarse en torno al 7 por ciento

En este escenario, las centrales marcan hasta tres líneas rojas para encauzar la negociación con el Ejecutivo. O como mínimo para iniciarla, puntualizan desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Fuentes de la organización, que fijan en un 15 por ciento la pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios desde la crisis financiera de 2008, exigen que la negociación de los sueldos de estos empleados se lleve a la Mesa General de las Administraciones Públicas, “el marco que le corresponde”.

Subida salarial "ajena a los vaivenes macroeconómicos"


“Reclamamos una reunión de la mesa, porque hay que empezar a hablar de este asunto ya”, recalcan fuentes de CSIF, que ponen también sobre la mesa la segunda línea roja relativa a la negociación de los sueldos de los funcionarios: que existe un “acuerdo de recuperación salarial a varios años” para que los sanitarios de la administración puedan recuperar lo perdido “en un plazo razonable de tres o cuatro años”.

Una propuesta que también reivindica la Unión General de Trabajadores (UGT). En este sentido, fuentes del sindicato abogan por establecer un acuerdo a varios años que “no limite” tanto la capacidad y que “no esté sujeto a los vaivenes y ciclos más cortos de la macroeconomía”. En la actualidad, UGT mantiene abierta la negociación con Función Pública, en la mesa general de negociación, aunque por el momento no se ha abordado el tema salarial.

La última “llave” sindical para desencallar la negociación con las fuerzas sindicales la pone CCOO, que se muestra a favor de espaciar la subida de sueldos en tramos plurianuales para evitar un fuerte impacto este ejercicio, pero siempre que se compense de manera completa tanto la subida de los precios como los recortes que arrastran los funcionarios de 2008 y 2012. “Los sanitarios han estado a las duras y a las maduras en los peores momentos manteniendo los servicios públicos y deben tener un reconocimiento”, expone la responsable de Acción Sindical Pública de la Federación de Sanidad del sindicato, Rosa Cuadrado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.