21 de septiembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:10
Política Sanitaria > Medicina

El daño producido por actos médicos supone el 15% del gasto hospitalario

El informe que han presentado OMC y Sespas denuncia que este asunto es el "problema principal" de salud pública

Andreu Segura, representante del grupo de trabajo Sespas-OMC, Beatriz González López-Valcárcel, presidenta de Sespas; y Serafín Romero, presidente de la OMC.
 El daño producido por actos médicos supone el 15% del gasto hospitalario
Redacción
Jueves, 07 de septiembre de 2017, a las 14:10
La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) han elaborado el primer informe sobre iatrogenia en España, con el que hacen un llamamiento a todos los agentes del sector para que reconozcan esta cuestión "como un problema principal de salud pública" y que supone "el 15 por ciento del gasto hospitalario".

Así lo aseguraron las dos entidades durante la presentación del informe, donde pidieron colocar la iatrogenia como "prioridad efectiva" de la política sanitaria ya que supone un impacto "muy relevante" sobre la salud, la economía y el conjunto de la sociedad. Por lo que piden seguir una serie de pautas preventivas y de control que reduzcan los efectos de este tipo de error sanitario.

La presidenta de Sespas, Beatriz González López-Valcárcel, y el presidente de la OMC, Serafín Romero, han incidido en la necesidad que hay de promover una "cultura de evalución" que ponga luz sobre un asunto que es difícil de medir así como de determinar cuándo se va a producir.

Según destacaron desde la OMC y Sespas, este primer informe está enmarcado dentro del objetivo de lograr la regulación sobre la iatrogenia y colocar la  tiene el objetivo de poner este asunto “en el centro de la agenda”, y piden a todos los agentes sanitarios a que se sumen en la búsqueda de análisis, control y prevención del fallo médico.

El escrito señala que “el incremento espectacular del progreso médico y sanitario comporta una medicalización de la vida cotidiana que provoca perjuicios sustanciales producto del sobrediagnóstico o sobretratamiento”, por lo que esto podría derivar en “un problema principal de la salud pública” y acarrea consecuencias negativas en la economía, en los pacientes y en el propio sistema sanitario.

Entre los casos citados, recuerdan que la iatrogenia en Estados Unidos supone la tercera causa de mortalidad en el país y que, en España, hace diez años, era causaba el 10 por ciento de los ingresos. Un dato que se multiplica en las Unidades de Cuidados Intensivos que se eleva hasta un 40 por ciento, debido a cuestiones asociadas a intervenciones quirúrgicas y procesos de rehabilitación, entre otros.

La iatrogenia puede estar causada por negligencias médicas, así como otros factores como errores por omisión, decisiones incorrectas o los efectos secundarios de los tratamientos. Por lo que la OMC y Sespas buscan que existen una serie de prevenciones que podrían reducir al mínimo posible este tipo de fallos en la salud.
 
Presentación del informe

En la presentación del informe, estuvieron la presidenta de Sespas, Beatriz González López-Valcárcel, el presidente de la OMC, Serafín Romero y Andreu Segura, representante del grupo de trabajo constituido a raíz de la firma de un convenio entre las entidades.

Durante la presentación, Segura ha planteado que “pensar que no vamos a cometer errores en la asistencia sanitara es una estupidez”, por lo que ha abogado por “dejar de estigmatizar el error”.

"El principal problema al que se enfrenta el estudio de la iatrogenia es la falta de información al respecto, de datos que permitan identificar cuándo se produce, qué situaciones la generan y el impacto que tienen, ya que sólo de esta manera podrán corregirse", anuncia el escrito.

Por lo que, entre las soluciones, han coincidido en abogar por la promoción de una “cultura de evaluación” en el ámbito sanitario para, de esta manera, detectar cuáles son los fallos que se realizan en la práctica clínica.
 
Transparencia

Además, señalan que esto también perjudica a los propios profesionales sanitarios que ven como “deben de afrontar una carga de trabajo extra, así como sufrir efectos de carácter psicológico”.

Por estos motivos, Romero también ha denunciado, junto a Sespas, la falta de desarrollo de la Ley de Salud Pública y sus efectos beneficios en la prevención de los problemas derivados de esta problemática.   
 
“No se trata de promover la impunidad frente a los errores sino de  afrontarlos de la manera más razonable y más útil posible para evitarlos y prevenirlos”, han señalado.