Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Especialidades > Medicina Interna

Victoria Egurbide: "Hemos estado muchos años de espaldas a la Primaria"

El apoyo a la ultraespecialización, uno de los grandes retos de futuro para la jefa de Medicina Interna de Cruces

Victoria Egurbide, jefa de Medicina Interna del Hospital de Cruces.
Victoria Egurbide: "Hemos estado muchos años de espaldas a la Primaria"
Marcos Domínguez
Viernes, 13 de enero de 2017, a las 08:55
María Victoria Egurbide cumple este 2017 una década al frente del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Cruces (Bilbao), un tiempo en el que el cambio tecnológico ha sido enorme y “ha facilitado enormemente la comunicación entre profesionales y el acceso a la información de cada paciente”.

El perfil de paciente no ha cambiado tanto en este tiempo, con excepción del joven: “está más informado y es nuestra responsabilidad vigilar que esa información sea la adecuada”. La precisión diagnóstica y los recursos terapéuticos también han evolucionado.

El cambio hacia el paciente crónico ha vivido la introducción de un nuevo tipo de cronicidad: la de aquellas personas con patologías que antes eran mortales. En el crónico pluripatológico, viejo conocido de los especialistas, la Estrategia Vasca de Cronicidad “ha facilitado enormemente la comunicación entre Atención Primaria y hospitalaria”.

En el nuevo tipo de crónico, aunque “vamos mejorando mucho, hemos estado muchos años de espaldas a la Primaria”. “Tanto en los recursos electrónicos, el cambio de la mentalidad… Todos los factores influyen y han facilitado las cosas, pero evidentemente que tenemos margen de mejora”.

El paciente mayor, aquejado cada vez de más comorbilidades, “estamos haciendo un gran esfuerzo en educación del paciente y de los cuidadores, de forma que los servicios de Medicina Interna seamos un apoyo en esta estrategia, con un circuito de comunicación lo más frecuente posible entre ambos niveles asistenciales”.

Retos de futuro

La jefa de Servicio del Hospital de Cruces considera el mayor reto de su disciplina “la capacidad de diagnosticar a personas con enfermedades que se manifiestan de forma no habitual”.  El aumento de la supervivencia conlleva un mayor número de comorbilidades, en su manejo juega un papel fundamental la Medicina Interna.

Otro aspecto cada vez más importante va a ser la ultraespecialización. “Si un profesional se dedica a la cirugía de la mano, debe ser cada vez más experto en ello. El resto de las condiciones las tendremos que atender nosotros”. En hospitales grandes y de referencia, este aspecto será esencial.

Dependiendo del lugar de desarrollo de la profesión, “las habilidades que se necesitan son muy diferentes, pero Medicina Interna tiene mucha versatilidad para adaptarse y progresar en cada una de ellas”, concluye Egurbide.