25 de mayo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 16:20
Especialidades > Medicina Interna

Un medicamento contra la osteoporosis predispone a la fractura del fémur

Investigadores españoles constatan que el bisfosfonato vuelve más vulnerables a los huesos

Un medicamento contra la osteoporosis predispone a la fractura del fémur
Redacción
Jueves, 04 de mayo de 2017, a las 14:00
Investigadores del Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim) y de la Universidad de Barcelona han descubierto una mutación que predispone a que los huesos sean vulnerables a los bisfosfonatos, un fármaco para la osteoporosis. El trabajo, publicado en la revista New England Journal of Medicine, constata que esta mutación induce a que el fémur sea más propenso a fracturarse.

Según el responsable del estudio, Adolf Díez, a pesar de la rareza de esta complicación y de que son muchísimas más las fracturas que se evitan que las que se inducen, "el temor a esta complicación ha retraído mucho la prescripción de estos fármacos, especialmente en tratamientos de larga duración". La osteoporosis produce fracturas que afectan hasta un 40% de las personas mayores de 50 años y el citado medicamento se encuentra en la primera línea de tratamiento debido a su eficacia y a su reducido coste.

La rareza de este problema ha hecho sospechar que había una predisposición genética que hacía que algunas personas fuesen propensas a presentar una fractura atípica, que ha sido estudiada por los investigadores. Los científicos han hecho un estudio exhaustivo del genoma de tres casos de fractura atípica de tres hermanas tratadas con bisfosfonatos durante varios años, mediante la técnica de secuenciación completa del exoma.

Los resultados del estudio sugieren que esta mutación daña la proteína GGPPS que forma parte de una cadena metabólica esencial para la salud ósea, que se conoce como vía del mevalonato, y se cree que ésta hace que el hueso sea vulnerable al fármaco y lo haga más propenso a las fracturas.

Los investigadores aseguran que se necesitan estudios más amplios para poder trasladar a la asistencia de los pacientes técnicas de análisis genético que permitan detectar quien es propenso a la fractura atípica y, por tanto, no debe recibir bisfosfonatos.