Un test de sangre evita un 80% de derivaciones superfluas por hígado graso

El número de pacientes con fibrosis atendidos en hospital aumentó del 4 al 30 por ciento

Un test de sangre evita un 80% de derivaciones superfluas por hígado graso
mar 23 abril 2019. 18.55H
Realizar análisis de sangre en la consulta de Atención Primaria puede reducir un 80 por ciento las derivaciones innecesarias por hígado graso no alcohólico (Ehgna), según un nuevo estudio llevado a cabo en médicos de Familia de Reino Unido.

El trabajo, publicado en el Journal of Hepatology, analiza más de 3.000 pacientes con enfermedad por hígado graso no alcohólico en las áreas de salud de Camden e Islington.

La mitad de los pacientes recibió un tratamiento estándar, y a la otra mitad se le realizó una prueba para determinar el grado de fibrosis utilizando el índice FIB-4, a través de tests sanguíneos que incluyeron recuento de plaquetas, ALT y AST.


Cinco veces mejor que la vía estándar


Los pacientes de bajo riesgo fueron manejados desde Primaria, mientras los que mostraban un riesgo alto fueron derivados a una evaluación por parte del especialista hospitalario. A aquellos que arrojaron un resultado indeterminado se les realizó un test adicional para decidir su derivación.


El 30% de los derivados al hospital tenía fibrosis avanzada, y un 15%, cirrosis


Un 30 por ciento de los que fueron derivados al hospital tenían fibrosis avanzada y un 15 por ciento cirrosis, comparados con el 5 y 4 por ciento, respectivamente, de los que llegaban con anterioridad a implantar un test previo.

Esta prueba, concluyeron los investigadores, era cinco veces mejor que el estándar de manejo a la hora de detectar fibrosis avanzada y cirrosis, logrando una reducción del 81 por ciento en las derivaciones innecesarias al hospital.


Derivaciones innecesarias


Los autores del trabajo creen que “reducir derivaciones innecesarias representa una oportunidad para reducir las exploraciones innecesarias, inconvenientes e incluso dañinas para los pacientes”, lo que redunda en una mejora de los gastos para el sistema sanitario.

Además, consideran que la introducción de esta prueba es “altamente generalizable” ya que los médicos de familia pueden tener fácil acceso a los tests FIB-4 y ELF.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.