La sociedad científica ha realizado una encuesta a 400 profesionales para conocer las áreas de mejora

Semergen avanza en el diagnóstico precoz de la enfermedad intestinal


14 sep 2022. 09.10H
SE LEE EN 5 minutos
Las enfermedades de Crohn y Colitis Ulcerosa, englobadas bajo el término Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), “son cada vez más frecuentes y se manifiestan a edades más tempranas; se estima que casi 1 de cada 100 personas en España padecen EII y ambas van a la par en incidencia, con datos de incidencia similares que aumentan año a año. Son enfermedades propias de países industrializados y tienen que ver con una desregulación de la flora intestinal (hoy llamada microbiota), lo que comemos, las comidas procesadas, etc.”, indica Pilar Nos Mateu, jefa de Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Universitari y Politècnic la Fe de Valencia y expresidenta de Geteccu (Grupo Español de Trabajo e Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa) y una de las impulsoras del proyecto de colaboración Geteccu -Semergen.

Son pacientes que sufren, de manera habitual, síntomas como diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso, malestar general, fatiga, tenesmo (sensación constante de necesidad de defecar, aunque los intestinos ya estén vacíos, que puede acompañarse de dolor, cólicos y esfuerzo para defecar) y fiebre, entre otros.

El problema inicial de estas enfermedades es que cursan con síntomas, que “se solapan con otras enfermedades intestinales, por lo que hay que hacer un diagnóstico diferencial, normalmente desde Primaria”, asegura Mercedes Ricote Belinchón, Médico de Familia del C.S. Mar Báltico en Madrid, miembro del Grupo de Trabajo de Aparato Digestivo de Semergen (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria) e involucrada en el proyecto.

¿Qué objetivos persigue el proyecto de Geteccu y Semergen?


En 2021, representantes de ambas organizaciones, iniciaron esta colaboración, con la realización de una encuesta entre sus socios, para conocer en qué aspectos se podría mejorar y cómo llevarlos a la práctica con propuestas concretas a implementar en la actividad diaria de ambas especialidades.

Entre los objetivos destaca el diagnóstico precoz de los casos pues “desde que el paciente detecta los primeros síntomas (que se achacan muchas veces erróneamente a comidas copiosas, más fuertes o que producen más gases) hasta que acude a consulta con su médico pueden pasar entre 1 y 2 meses, y desde esa primera consulta con el médico de Atención Primaria hasta la derivación a la unidad de digestivo, pasan entre 4 y 8 semanas, por lo que el diagnóstico definitivo puede tardar. Uno de los objetivos de este proyecto es evitar la demora diagnóstica, mejorando el proceso de sospecha diagnóstica y la derivación directa a las unidades de EII.” indica Ricote.

Papel determinante del médico de Atención Primaria 


“La calidad de vida de los pacientes que padecen EII se ve muy mermada, afectando muchísimo a las esferas social, familiar, laboral, etc. Se trata de una enfermedad poco conocida y que supone un auténtico problema para las personas que la padecen, a las que les cuesta referir sus síntomas aunque”, continúa Nos, “si se diagnostica pronto y se trata correctamente, el paciente aprende a reconocer los brotes que pueden empezar siendo indolentes y leves. Con un control tanto por parte de los sanitarios como del propio paciente, puede tener una calidad de vida muy aceptable y se puede evitar un daño intestinal irreversible que, en la enfermedad de Crohn puede llevar a las resecciones quirúrgicas múltiples y en los casos más graves de colitis ulcerosa puede llevar a la necesidad de resección total del colon y la necesidad de un ano antinatura”, de ahí el papel determinante del médico de AP.

Para los expertos es importante el conocimiento de otras patologías en el paciente que pueden influir en el tratamiento. El médico de AP es el que mejor conoce la historia clínica y puede compartirla con el especialista para el mejor tratamiento de los pacientes.

Los resultados de la encuesta para conocer las necesidades desde Atención Primaria y las de los especialistas en gastroenterología, a la que han respondido unos 400 profesionales de toda España, permitirá definir las responsabilidades de todos los sanitarios implicados en el manejo de estos pacientes, la generación de procesos y protocolos consensuados para el diagnóstico y la derivación, logrará una mejor coordinación y participación a nivel local en jornadas comunes en las que se favorezca la integración entre ambos niveles, optimizará recursos que ya existen y permitirá incrementar el nivel de conocimiento de la patología, dando visibilidad a la enfermedad.

Daniel Ginard Vicens, jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Son Espases de Palma de Mallorca y Miquel Sans Cuffi, Gastroenterólogo del Centro Médico Teknon de Barcelona, por parte de GETECCU, y las facultativas del Grupo de Digestivo de Semergen, Noelia Fontanillas Garmilla, Coordinadora del Grupo de Digestivo y médico de Familia del Centro de Salud Bezana en Cantabria, y M.ª Elena Pejenaute Labari médico de Familia en el Centro de Salud Mar Báltico de Madrid, colaboran también en el proyecto que cuenta con el patrocinio de Ferring. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.