Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:20
Especialidades > Medicina de Familia

Las consultas de AP pueden detectar eficazmente la depresión

Un estudio evidencia que, mediante un cuestionario, los médicos pueden descubrir los síntomas depresivos

Es más eficaz cuando se trata de pacientes con un consumo peligroso de alcohol.
Las consultas de AP pueden detectar eficazmente la depresión
Redacción
Miércoles, 12 de septiembre de 2018, a las 17:10
Investigadores de la Universidad de California de San Francisco (Estados Unidos) han realizado un trabajo en el que han evidenciado que en las consultas de Atención Primaria se puede detectar eficazmente la depresión y, más aún, cuando se trata de pacientes con un consumo peligroso de alcohol.

"Nuestro estudio proporciona evidencia de que, con un cuestionario simple, los médicos de Atención Primaria tienen una gran oportunidad para detectar mejor los síntomas depresivos en pacientes en riesgo y ayudar a mejorar sus vidas a través del tratamiento", han aseverado los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en el 'Journal of the American Board of Family Medicine'.

Para alcanzar esta conclusión, los científicos analizaron los datos de más de 2.800.000 pacientes que habían sido analizados en las consultas de Atención Primaria de un consumo peligroso de alcohol, el cual se definió en más de 14 bebidas a la semana para hombres de 65 años o menos, y más de 7 bebidas a la semana para mujeres y hombres de 66 años o más.

Además de los hábitos de consumo de los participantes, los investigadores analizaron los registros electrónicos de salud para determinar si se sometieron a un cribado de depresión con el cuestionario de salud recomendado.

De esta forma, los expertos descubrieron que entre los pacientes examinados por consumo peligroso de alcohol, el 2,4 por ciento también se sometieron a pruebas de detección de depresión en los siguientes 30 días, lo que es consistente con las estimaciones de las encuestas nacionales. La tasa de detección de la depresión fue menor para los no blancos, los hombres y los que tenían más enfermedad médica.