Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Especialidades > Medicina de Familia

Imponer programas de vacunas quita credibilidad al médico de familia

Expertos de Bioética de semFYC señalan que es previsible que la duda vacunal siga aumentando

Abel Novoa, del Grupo de Trabajo de Bioética de semFYC.
Imponer programas de vacunas quita credibilidad al médico de familia
Redacción
Jueves, 29 de septiembre de 2016, a las 11:20
Bajo la premisa de que la duda vacunal está aumentando en los últimos años, especialmente en países con vacunación obligatoria, el Grupo de Trabajo en Bioética de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) ha analizado qué deben hacer los profesionales e instituciones. Su principal conclusión ha sido que "la imposición de programas de vacunación obligatoria contribuye a aumentar la duda vacunal, además de debilitar la confianza de la sociedad en los profesionales sanitarios". 

Según un estudio impulsado por The Vaccine Confidence -programa en el que colaboran la OMS y Unicef-, en España la población escéptica respecto a la seguridad de las vacunas -el 8,93 por ciento- y a su efectividad  -el 7,11 por ciento- es inferior a la media europea, donde un 17 por ciento de la población desconfía de la seguridad de las vacunas y un 11,3 por ciento lo hace de su efectividad. 

Entre los motivos del aumento de la desconfianza sobre las vacunas están "la creciente cientificación de la sociedad, las estrategias de empoderamiento en salud de los ciudadanos, las evidencias reveladas sobre la influencia de los intereses comerciales en el conocimiento biomédico o los daños producidos por la progresiva medicalización de la vida", según destaca Abel Novoa, coordinador del Grupo de Trabajo sobre Bioética de la semFYC. 

Argumentos respetuosos

La respuesta que los profesionales deben dar ante esta situación ha de basarse en "explorar la duda vacunal de manera sistemática, aunque no se hayan expresado explícitamente en la consulta de modo que, ante posiciones contrarias a las vacunas o de duda vacunal, se aporten argumentos en términos razonables y respetuosos. Este es el único camino para fortalecer la confianza", señala Novoa. 

Esta situación puede seguir complicándose, ya que ante una sociedad cada vez más informada y un conocimiento científico siempre provisional, "es previsible que la duda vacunal siga aumentando". 

En este sentido, los expertos defienden que "no es productivo para la búsqueda de soluciones [...] interpretar la duda vacunal y las posiciones contrarias a las vacunas como un problema de ignorancia, de maltrato parental o de daño grave para la salud pública y el bien común". 

La propia semFYC ha defendido siempre que las vacunas que han demostrado ser eficaces y que gozan de consenso científico deben implantarse a través de la recomendación, que no obligación, de forma simultánea y homogénea".