Familia quiere liderar la cesación tabáquica solo si Enfermería le apoya

También aboga por que el tratamiento antitabaco esté financiado para todo aquel que quiera dejar de fumar

Andrés Zamorano (izquierda) y José Luis Díaz-Maroto.
Familia quiere liderar la cesación tabáquica solo si Enfermería le apoya
vie 10 mayo 2019. 13.40H
Los médicos de Familia se ven como el profesional adecuado para tratar a aquellas personas que quieran abandonar el tabaco, pero no pueden hacerlo solos. El tabaquismo es una enfermedad crónica y debe ser atendido como otras como la hipertensión, la diabetes o el colesterol, consideran estos profesionales, llamados a liderar el nuevo plan de prevención del tabaquismo, como adelantó Redacción Médica.

“Si no metemos a las enfermeras, vamos a fracasar”, explica Andrés Zamorano, miembro del Grupo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). “En Navarra –cuya estrategia antitabaco ha servido de modelo a este nuevo plan– los fumadores pasan primero por la enfermera, que les realiza una terapia cognitivo-conductual, y la prescripción de tratamiento farmacológico la hace el médico”.

Zamorano, que además acaba de ser nombrado presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, explica que, al igual que el manejo del colesterol o la hipertensión, es muy importante que los enfermeros manejen la agenda de los pacientes que quieren dejar de fumar. “En los objetivos de productividad de Enfermería debería figurar también el control del tabaquismo”, opina.


El tratamiento antitabaco tiene evidencia científica


Desde la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), su coordinador de Tabaquismo, José Luis Díaz-Maroto, hace extensible la necesidad de integrar a todos los profesionales de Primaria en el tratamiento para dejar de fumar.


Zamorano: "Todos los pacientes fumadores están en riesgo: un solo cigarrillo ya te hace daño"


“Médicos, enfermeros, farmacéuticos y psicólogos, todos a una con protocolos y consensos comunes de actuación”, señala apuntando que la combinación de tratamiento farmacológico y ayuda psicológica para dejar el tabaco es “evidencia científica grado A, el mayor grado de evidencia”.

Por eso considera positivo que los fármacos para tratar al paciente fumador sean financiados por el Sistema Nacional de Salud, algo en lo que Andrés Zamorano profundiza: la terapia debe facilitarse a todo aquel que acuda a la consulta. “Todos los pacientes fumadores están en riesgo: un solo cigarrillo ya te hace daño, no se puede discriminar a la gente porque tenga una enfermedad o no”, advierte.

El médico de Familia enumera los tratamientos eficaces en la actualidad: la terapia sustitutiva de nicotina (los famosos parches y chicles), el bupropion (que solo está financiado para el tratamiento de la depresión) y la vareniclina.


Formación on-line


Tanto Zamorano como Díaz-Maroto ven necesaria la formación del profesional para el tratamiento tabáquico, uno de los puntos que indica el plan desarrollado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que establece que será on-line.

“La formación en tabaquismo es necesaria porque no se da en las facultades”, comenta el representante de SEMG. “Tiene que ser formación en tratamientos cognitivo-conductuales y terapias farmacológicas, que duplican las posibilidades de éxito de que el paciente sea exfumador al cabo de un año”.


Díaz-Maroto: "Sería interesante ofrecer al sanitario una guía breve de actuación"


Desde Semergen, Díaz-Maroto incluye la formación para realizar un correcto diagnóstico, considerando suficiente la realización de un curso on-line “aunque sería muy interesante ofrecer al sanitario una guía breve de actuación para ahorrar tiempo”.


Repunte del consumo de tabaco


La última Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España (Edades) de 2017 indicaba un repunte del consumo de tabaco del 3 por ciento respecto a dos años antes, del 5 por ciento en el caso de personas jóvenes.

“No se han hecho los deberes”, advierte Zamorano, que señala que un 70 por ciento de los que fuman han pensado en dejarlo alguna vez. Y casi tres de cada cuatro españoles pasan por la consulta del médico de Familia al menos una vez al año. “El contacto directo que tenemos con el paciente no lo tiene nadie”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.