Redacción Médica
17 de agosto de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:25
Especialidades > Medicina de Familia

Casi todos los antibióticos prescritos en faringitis son innecesarios

No tenía sentido prescribirlos en el 84,5 por ciento de los casos

Carles Llor.
Casi todos los antibióticos prescritos en faringitis son innecesarios
Redacción
Martes, 10 de enero de 2017, a las 17:50
Más de dos tercios de los antibióticos prescritos en infecciones respiratorias no deberían haberse recetado, según un estudio del Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (Idiap) en el que han participado más de un centenar de médicos de Familia.

Concretamente, el 84,5 por ciento de los prescritos en faringitis y el 69,8 por ciento en infecciones respiratorias del tracto inferior no deberían haberse recetado, concluye este estudio, llevado a cabo en ocho comunidades diferentes en el primer trimestre de 2015.

Los médicos participantes registraron los casos de faringitis e infecciones respiratorias del tracto inferior (IRTI) como bronquitis, EPOC o neumonía. Utilizaron un gráfico de 47 ítems en que proporcionaban datos relevantes sobre la enfermedad, como los síntomas, el diagnóstico y la prescripción. Se registraron 1.012 episodios de faringitis y 1.928 casos de infecciones del tracto inferior, generalmente bronquitis.

Carles Llor, coordinador de Grupo de Investigación en Infecciones en Atención Primaria del Idiap e investigador principal del estudio, explica que, una vez recogidos los datos de prescripción de antibióticos, “se compararon todos los datos con las guías más recientes de manejo de la faringitis y de las IRTI”.

De los 1.012 pacientes con faringitis recibieron antibióticos 497, el 49,1 por ciento, cuando solo lo necesitaban 77 de ellos. En el caso de las IRTI, se les recetó estos fármacos a 963 de ellos, el 49,9 por ciento, cuando eran 291 los que realmente los necesitarían.

“Las prescripciones innecesarias se hubieran evitado con el uso adecuado de las pruebas de detección rápida, recomendadas por la mayoría de las guías clínicas; sin embargo, en España su uso es muy poco frecuente”, considera Llor.