Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Conocimiento > Ingeniería

Ingenieros certifican que el HUBU se edificó acorde a la normativa vigente

Las Cortes de Castilla y León investigan los sobrecostes en la construcción del centro y sus modificaciones

Los expertos califican de "normal" la celeridad con la que se concedió la licencia de obra.
Ingenieros certifican que el HUBU se edificó acorde a la normativa vigente
Redacción
Martes, 29 de noviembre de 2016, a las 14:20
Dos técnicos del Ayuntamiento de Burgos, un ingeniero y un arquitecto responsables de varios informes relacionados con la construcción del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), han avalado que su edificación fue conforme a las normas aunque han reconocido que su accesibilidad es mejorable.

El ingeniero del Ayuntamiento de Burgos, Luis María Arce, y el arquitecto, Fidel Ruiz, han comparecido en la Comisión de las Cortes que investiga los sobrecostes en la construcción del centro, donde han detallado los informes que emitieron, hasta 36 el primero y seis el segundo, que sirvieron para avalar la concesión de las licencias y modificados de la obra. Ruiz se ha centrado en todo lo relacionado con las urbanización interior y exterior de la obra y las conexiones viarias y ha calificado de "normal" la celeridad con la que se concedió la licencia de obra, en unos tres meses, en la misma línea de otros proyectos con incidencia en la creación de industrial o que son emblemáticas para Burgos, como es el caso.

"Lo normal es que se les dé prioridad respecto a otras licencias", ha afirmado el ingeniero ante las dudas que esa celeridad en la licencia, unos tres meses, ha suscitado en varios grupos parlamentarios, que la han calificado de "milagrosa" y "digna de mención", en palabras de la portavoz socialista en la comisión, Mercedes Martín.

Desde los grupos de la oposición también han incidido en que se hiciera informe favorable pese a las "incógnitas y salvedades" y la falta de documentación apreciada, ha referido desde el grupo de C's, Manuel Mitadiel.  Arce ha defendido que la infraestructura era acorde con la normativa y el PGOU, y aunque la falta de documentación impedía analizar la totalidad de las cuestiones si era suficiente y era viable, ya que ir a "un expediente limpio, sin ninguna condición y con todo definido" hubiera supuesto un retraso importante.

Declaraciones de los expertos

El ingeniero ha explicado que el cambio de emplazamiento que sufrió el proyecto, por la inestabilidad detectada en el talud de la parcela en el que se asentaba, incidió en la accesibilidad al hospital, ya que se perdió una de las conexiones previstas y que el autobús urbano llegara a la puerta del hospital. Aunque la "accesibilidad es conforme a la normativa, no es la mejor solución posible" y "es mejorable", si se hiciera la vía para conectar el HUBU con el Divino Vallés.

Por su parte, el arquitecto Fidel Ruiz, responsable de coordinar el área de arquitectura del Ayuntamiento de Burgos, que hace los informes para el servicio de licencias, ha incidido en la envergadura del proyecto que les llegó, "desconocido y mastodóntico", dentro de una furgoneta con un armario de papeles para su examen. "Es el proyecto mejor definido que he visto nunca", ha admitido Ruiz, quien a diferencia de su compañero no detectó, en el área de su competencia, falta de documentación, y ha enmarcado dentro de la normalidad que en una materia tan especializada se produzcan modificados del proyecto para recoger las nuevas necesidades tecnológicas o de los usuarios.

El arquitecto, que también se ha encargado del informe para reconstruir la planta de Campofrío, ha compartido que la celeridad en las licencias es habitual, ha explicado que a día de hoy no hay trimestre en el que la empresa concesionaria no presente algún "proyectito" de reforma, algunos de más envergadura como el planteado para el área de digestivo. También ha desvelado que en el informe final de la obra la empresa introducía un modificado para hacer en la zona oeste de la parcela un área comercial de 1.600 metros cuadrados, sobre la que él dijo que no podía ser, por no estar dentro del uso sanitario o asistencial, aunque se permitió un uso alternativo de comercio vinculado a la sanidad, con una farmacia, un quiosco de prensa, parafarmacia o una peluquería.