Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Empresas > Industria

Visto bueno de la FDA a emicizumab, de Roche, en hemofilia A

Reduce significativamente las hemorragias en adultos y niños

Guy Young.
Visto bueno de la FDA a emicizumab, de Roche, en hemofilia A
Redacción
Jueves, 30 de noviembre de 2017, a las 15:00
Roche ha comunicado que la Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado emicizumab como tratamiento profiláctico de rutina para prevenir o reducir la frecuencia de hemorragias en adultos y niños con hemofilia A e inhibidores del factor VIII.
 
Casi un tercio de las personas con hemofilia A severa desarrolla inhibidores del factor VIII de los tratamientos de reemplazo habituales, lo que limita sus opciones terapéuticas y aumenta el riesgo de hemorragias potencialmente mortales y de hemorragias de repetición que pueden causar daño articular a largo plazo. En dos de los mayores ensayos clínicos de referencia con pacientes con hemofilia A e inhibidores se demostró que emicizumab redujo significativamente las hemorragias en adultos y niños.
 
Tal y como explicó el doctor Guy Young, director del Programa de Hemostasia y Trombosis del Children's Hospital de Los Ángeles, y profesor de Pediatría en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, “las personas con hemofilia A que desarrollan inhibidores se enfrentan a importantes retos para prevenir las hemorragias y, generalmente, necesitan infusiones de medicamentos varias veces a la semana, lo que puede ser muy complicado en el caso de los niños. Se ha demostrado que este nuevo medicamento reduce la frecuencia de las hemorragias en comparación con los tratamientos actualmente disponibles y que solo es necesario que se inyecte una vez a la semana lo que podría ser una ventaja muy clara en el caso de los niños”.
 
En este contexto, Amber Hill, madre de un niño con este tipo de hemofilia, manifestó que "antes de Emicizumab, mi hijo de siete años necesitaba infusiones intravenosas que podían llevar hasta dos horas y hasta tres veces por semana, por lo que nuestras vidas giraban alrededor del tratamiento. Ahora, con este tratamiento, mi hijo ha aprendido a ponerse él mismo la inyección una vez a la semana para ayudar a prevenir las hemorragias. No solo ha sufrido menos hemorragias en comparación con su tratamiento anterior, sino que además dispone de más tiempo para jugar, para ser un niño, y podemos disfrutar más de la vida en familia”.