Vifor impulsa el proyecto FeminFer para el manejo de la anemia ginecológica

Esta anemia, debida a la falta de hierro en el organismo, es un trastorno muy frecuente en la mujer

Antonio Charrua, director general de Vifor Pharma.
Vifor impulsa el proyecto FeminFer para el manejo de la anemia ginecológica
mar 22 septiembre 2020. 16.00H
El Foro Español de Pacientes ha puesto en marcha el Proyecto FeminFer, con el aval de la Sociedad Española de Calidad Asistencial y el apoyo de Vifor Pharma, en el que un grupo multidisciplinar de expertos analiza las preferencias de pacientes y profesionales sanitarios en el manejo de anemia ginecológica.

En palabras de Manel Casellas, jefe de la Unidad de Patología Materna y Embarazo del Hospital de Vall d’Hebron y coordinador del proyecto, “es muy importante que, cuando las pacientes presenten síntomas, acudan a un profesional sanitario, si bien no es infrecuente que, en muchas de ellas, al instaurarse la anemia ferropénica de forma lenta, el organismo establezca mecanismos de compensación, que hacen que esa sintomatología resulte menos evidente. Por ejemplo, en caso de que una mujer presente fatiga y debilidad, síntomas ambos vinculados a la actividad física, puede ocurrir que empiece a realizar ésta con menos energía o que la limite de forma inadvertida, tratando de compensar así dichos síntomas”.

Otros síntomas de la anemia ferropénica pueden ser la taquicardia, la palidez, la fragilidad de las uñas, la caída del cabello, la cefalea, la astenia y, en formas más severas, la insuficiencia cardiaca. Además, cabe destacar que la anemia ferropénica influye de forma negativa en la evolución de otras enfermedades que la paciente pudiera tener coincidentemente. 

José Luis Baquero, director y coordinador científico del Foro Español de Pacientes, pone énfasis, además, en la evidente repercusión de la anemia ferropénica en la calidad de vida de las mujeres que la padecen e incluso en su afectación emocional, pudiendo repercutir en su día a día privado, familiar e incluso laboral.

“No es extraño que las mujeres se acostumbren o convivan con síntomas de anemia, pero no tienen por qué padecerla”, señala Baquero, que pone como ejemplo que “las menstruaciones abundantes pueden ser un detonante de ferropenia y, sin embargo, lo habitual es que solo en casos extremos sea motivo de consulta ginecológica”.

En palabras de Antonio Lorente, director Médico de Vifor Pharma, “el Proyecto FeminFer responde al compromiso que nuestra compañía ha tenido históricamente con el abordaje de la anemia ferropénica y la escucha activa de las necesidades de las propias pacientes y los profesionales sanitarios que las atienden. De ahí la importancia de la visión multidisciplinar del Proyecto, que permite avanzar en la identificación y resolución de puntos de mejora en el abordaje de tales necesidades”.  


Principales conclusiones de FeminFer


Entre las conclusiones que destacan los expertos participantes en el proyecto, está la necesidad de tratar la anemia ferropénica y de hacerlo con el abordaje más óptimo y personalizado. “Con frecuencia -explica el doctor Casellas- tratamos la anemia y no la ferropenia, que puede deberse a muchas causas, algunas de ellas vinculadas al estilo de vida actual, como la dieta.  Corregir la anemia olvidándonos de la ferropenia o no incidir en la causa de la misma supone una asistencia insuficiente. Si solo se corrige la anemia, y, por ejemplo, está ocasionada por reglas abundantes, al poco tiempo, en cuatro o cinco meses, volverá a presentarse la anemia ferropénica”.

Baquero considera que “se debe personalizar caso a caso el tratamiento, animando a las mujeres a participar en la toma de decisiones de manera compartida con los profesionales sanitarios. Se debería apostar, además, por un abordaje más directo y efectivo, utilizando la vía parenteral de forma temprana, cuando se demuestre que la terapia oral es más lenta, ineficiente o está acompañada de incómodos efectos adversos”.

En esta línea, Casellas señala que “no hay que empecinarse en la vía oral si pasa un tiempo razonable, como 15-30 días, a la espera de una respuesta de incremento de hemoglobina mediante el tratamiento oral con hierro estándar. Si, después de este periodo y por la razón que sea, como mala absorción, intolerancia digestiva, interferencia con otros medicamentos o incumplimiento de la paciente, no se obtienen resultados, en lugar de probar con otras opciones, es más que razonable considerar la vía parenteral. El tiempo cuenta y no debemos retrasar que la paciente pueda recuperar su calidad de vida”.   
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.