Sanofi defiende su política de "colaboración" sobre riesgos del valproato

Ante la admisión a trámite de una reclamación, Sanofi recuerda que lleva informando de los riesgos desde los años 80

Margarita López-Acosta, directora general en España de Sanofi.
Sanofi defiende su política de "colaboración" sobre riesgos del valproato
jue 13 junio 2019. 13.30H
Sanofi ha defendido su  política de "colaboración" sobre los riesgos del valproato sódico en mujeres embarazadas y ha recordado que "lleva proporcionando información sobre el riesgo de malformaciones en el feto desde comienzos de la década de los ochenta del siglo pasado".

Ante la admisión a trámite por el Juzgado de Primera Instancia número 97 de Madrid, de la reclamación interpuesta por los afectados por este medicamento, la compañía ha remitido un comunicaco a Redacción Médica en el que ha explicado su posición al respecto.

"A medida que se han ido incrementando los conocimientos científicos acerca de los riesgos relacionados con el uso de valproato sódico, especialmente durante el embarazo, Sanofi ha mostrado transparencia y colaboración con  las administraciones sanitarias para actualizar la información médica destinada a médicos y pacientes", han indicado.

Además Sanofi también ha recordado que "nadie" cuestiona la eficacia del valproato sino que además, "la Organización Mundial de la Salud lo incluye en su lista de medicamentos esenciales". 

"La OMS incluye el valproato sódico en su lista de medicamentos esenciales".



Este medicamento "ha mejorado significativamente el tratamiento de la epilepsia en el mundo al convertirse en uno de los tratamientos más eficaces capaz de abordar diversas formas de epilepsia, incluida la más grave", han señalado.


Embarazo


"Lamentablemente, la gran mayoría de los fármacos antiepilépticos, no solo el valproato, tienen efectos teratógenos. El tratamiento de las mujeres con epilepsia que desean quedarse embarazadas o que ya lo están representa, por lo tanto, un desafío para los profesionales sanitarios y las pacientes".

"De hecho, la interrupción repentina del tratamiento antiepiléptico en una mujer embarazada puede provocar crisis epilépticas imprevistas que podrían poner en riesgo la vida de la paciente (posible riesgo de muerte súbita) o ser perjudiciales para el desarrollo del feto", han incidido.

Así, dado que "el riesgo de muerte es diez veces mayor en las mujeres embarazadas con epilepsia que en aquellas que no padecen esta enfermedad", las mujeres embarazadas y sus médicos se enfrentan a una compleja toma de decisiones en la que se incluyen o bien "riesgos para la madre y el feto debido a la interrupción o a la modificación del tratamiento" o "riesgos para el desarrollo del feto" si decide mantenerse.

Por todo ello, desde Sanofi aseguran que son "conscientes" de "la difícil situación que tienen que afrontar las familias con niños que padecen enfermedades que pueden estar relacionadas con los tratamientos antiepilépticos que reciben sus madres".

"La salud de las personas es la máxima prioridad de Sanofi. La prevención y el tratamiento de las enfermedades que padecen las personas son el eje sobre el que gira nuestra razón de ser", han señalado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.