25 de junio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:35
Empresas > Industria

Roche presenta la primera inmunoterapia para cáncer de pulmón y vejiga

La compañía ha contado con la colaboración de 34 hospitales españoles para los ensayos clínicos de Tecentriq

Mariano Provencio, Annarita Gabriele y José Ángel Arranz.
Roche presenta la primera inmunoterapia para cáncer de pulmón y vejiga
Mercedes Rivera
Martes, 03 de abril de 2018, a las 15:05
El Palacio de la Prensa de Madrid ha acogido este martes la presentación de la primera inmunoterapia que puede aplicarse tanto en tumores de pulmón como de vejiga, ambos en estado metatásico. Se trata de Tecentriq, un inhibidor de PD-L1 que ha sido desarrollado por Roche y ha contado con la participación de 34 hospitales españoles para la investigación clínica. Al acto han acudido Annarita Gabriele, directora médico de Roche España; Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón; y José Ángel Arranz, presidente del Grupo Español de Oncología Genitourinaria.

En su intervención, Gabriele ha subrayado que “Tecentriq es una verdadera innovación, ya que no ha habido avances en estos tipos de cáncer en más de treinta años”. El desarrollo de esta inmunoterapia "se enmarca en el compromiso de Roche por mantenerse en la vanguardia de la investigación oncológica", según ha destacado la directora médico de la compañía. En este sentido, ha puesto de manifiesto que “dedicamos grandes esfuerzos a la I+D, para lo que aportamos más de 7.000 millones de euros en la investigación de más de 20 moléculas candidatas, 12 de las cuales están siendo evaluadas en ensayos clínicos”.

Tecentriq en el cáncer de pulmón

Recientemente, el Ministerio de Sanidad ha autorizado la puesta a disposición de los pacientes de este nuevo fármaco para el cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico en pacientes tratados previamente con quimioterapia, independientemente del nivel de expresión de PD-L1. Los resultados de los estudios autorizados demuestran que los pacientes tratados con este inhibidor alcanzaban una superviciencia de casi 14 meses, siendo más alta (4 meses) que la que consiguen los tratados con quimioterapia.

En esta línea, Provencio ha señalado que “la llegada de la inmunoterapia ha cambiado la vida al 30 por ciento de los pacientes gracias a supervivencias más altas”. “Se trata de un avance muy representativo en el mundo de la Oncología, ya que estamos ante una estrategia más segura que provoca menos efectos secundarios que la quimioterapia”. Según el presidente del GECP, la irrupción de la inmunoterapia ya puede calificarse de “nuevo hito de la Oncología moderna” y, de forma específica, en el abordaje del cáncer de pulmón.

Revertir el escape tumoral del cáncer de vejiga

En el caso del cáncer de vejiga, supone poder incorporar una nueva opción para un tumor de mal pronóstico que apenas ha registrado avances de relevancia en su arsenal terapéutico. La indicación aprobada por el Ministerio para Tecentriq es en monoterapia para adultos con carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico que han sido tratados previamente con quimioterapia basada en platino, independientemente del nivel de expresión de PD-L1.

En este sentido, Arranz ha explicado que “este avance es capaz de revertir el escape tumoral y, así, poder destruir el cáncer”. Con este tipo de inmunoterapias “somos capaces de reclutar de nuevo a estas células defensivas del sistema inmune para que ayuden en la lucha contra el cáncer” porque, según ha señalado, “la última célula tumoral, la mata el sistema inmunitario”. La verdadera magnitud del beneficio clínico que puede llegar a aportar los antiPD-L1 requiere aún tiempo, dado que la mayoría de estudios todavía están en marcha, según ha explicado Arranz. “Llevamos alrededor de cinco años participando en estudios de inmunoterapia, pero esta es la primera aprobación”, ha señalado.

El futuro de la inmunoterapia

Respecto al futuro de la investigación en el campo de la inmunoterapia oncológica, Arranz  coinciden en destacar que los próximos avances pasan por seleccionar a aquellos pacientes que más se van a beneficiar de estos tratamientos, así como por combinar las inmunoterapias con otros antineoplásicos, como las terapias dirigidas y las quimioterapias. “Hasta ahora, alrededor de 1.500 pacientes españoles han participado en ensayos clínicos”, ha matizado Provencio. Por su parte, Arranz, ha añadido que España “es el primer país en reclutamiento de pacientes para los ensayos”.

Por su parte, Roche ha anunciado que buena parte de la investigación clínica se seguirá realizando en hospitales españoles. La compañía ya puso en marcha una red global de investigadores y centros ImCore, en la que colaboran el Instituto del Vall D’Hebron de Barcelona, y la Clínica Universitaria de Navarra. “Una cooperación que cuenta con 32 proyectos, algunos de ellos impulsados desde España y que se centra en la identificación de posibles enfoques que amplíen el número de pacientes que se pueden beneficiar de la inmunoterapia”.