Nuevo horizonte tras la triple terapia en VIH: mejorar la calidad de vida

Industria, médicos y pacientes presentan un proyecto para evaluar los resultados de los tratamientos antirretrovirales

Josep María Llibre, María José Fuster, Amaya Echevarría y Santiago Moreno.
Nuevo horizonte tras la triple terapia en VIH: mejorar la calidad de vida
mar 28 enero 2020. 13.40H
Después de 30 años con la triple terapia contra el VIH se ha abierto un nuevo horizonte para los pacientes: mejorar su calidad de vida. Y es que, tras el éxito de este tratamiento en el control virológico, con una carga vírica indetectable, una baja toxicidad y unos niveles de defensas adecuados, tras haber reducido la mortalidad y haber elevado la esperanza de vida prácticamente al nivel de la población general, la preocupación de médicos, farmacéuticos, industria y pacientes es lograr una buena calidad de vida para estos últimos.

"Más del 50 por ciento de los pacientes con VIH tiene más de 50 años" ha explicado Amaya Echevarría, executive director de la Unidad de Negocio de VIH de Gilead España. Por eso, ahora el reto es "redefinir los parámetros con los que valoramos el VIH" y "plantear cuáles son las variables que debemos tener en cuenta más allá del control virológico", ha detallado. 

Así, en un acto organizado por Gilead este martes, se ha presentado un nuevo proyecto multidisciplinar, denominado MoVIHmiento RET en el que se van a analizar de forma conjunta entre médicos, pacientes y farmacéuticos hospitalarios, cómo mejorar la calidad de vida de los pacientes.


"Tenemos que redefinir los parámetros con los que valoramos el VIH"


Según ha explicado Josep María Llibre, del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, este proyecto cuenta con tres patas: una encuesta elaborada por Seisida sobre la calidad de vida percibida de los pacientes, nuevos criterios médicos para la evaluación del paciente con VIH más allá del control virológico y la participación de los farmacéuticos hospitalarios para que aporten su visión y su perspectiva sobre la adherencia a los tratamientos. "Ahora entra en juego lo que siente el sujeto" ha señalado Llibre.

Y es que, desde la introducción de la triple terapia se ha producido una auténtica revolución en el campo de la Medicina. "Nunca un médico en vida ha visto cómo una enfermedad que tenía una mortalidad cercana al cien por cien se convierte en una enfermedad tratable", ha declarado.

Así, al igual que otras enfermedades que se están 'cronificando', la reducción de la mortalidad y el aumento en la esperanza de vida en los pacientes con VIH abre nuevas posibilidades. "Siempre hemos cuidado de la salud del paciente, pero cuando llegas prácticamente al control de la enfermedad te planteas nuevos objetivos.

Imagen del evento organizado por Gilead


Del mismo modo, Santiago Moreno, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, ha repasado los logros alcanzados con este tratamiento, altamente eficaz y seguridad, con una alta barrera a resistencias y con una eficacia establecida en poblaciones especiales como mujeres embarazadas, personas con otras patologías o trastornos mentales. De hecho, la triple terapia ha cambiado la forma de administrar el tratamiento. "Podríamos empezar el tratamiento el mismo día que se diagnostica a la persona, independientemente de su carga viral y del nivel de CD4", ha detallado Moreno.


Nuevo objetivo '90'


Además, el desarrollo de futuras formas de dispensación de la terapia antirretroviral, que podrá ser con una toma al mes, en inyectables de larga duración o en implantes subcutáneos bajo la piel, según ha detallado Llibre, permite ir más allá del objetivo 90-90-90 planteado por la Organización de las Naciones Unidas.


"El reto que tenemos en España es incorporar las PROs en la práctica clínica"


Según María José Fuster, de Seisida, además del 90 por ciento de personas diagnosticadas, y del 90 por ciento de personas diagnosticadas en tratamiento antirretroviral, y del 90 por ciento de personas en tratamiento antirretroviral con carga vírica indetectable, podemos aspirar a que el 90 por ciento de estos pacientes tenga una buena calidad de vida.

Sin embargo, por el momento se ha ahondado poco en este concepto, que "no solo" implica las cuestiones de salud, sino que es "multidimensional" y en el que juega un papel importante la percepción del paciente.

De hecho, según  Seisida, la "salud psicológica" y las "relaciones sociales", son aspectos que todavía se deben mejorar. Además, entre los síntomas con mayor prevalencia y con mayores molestias se encuentran la fatiga, la tristeza, el insomnio o la ansiedad. Cuestiones que hasta ahora eran "insuficientemente tratadas en el ámbito clínico", pero que van a marcar la forma de abordar el VIH en el futuro.

Por todo ello, Fuster ha planteado la necesidad de incorporar las medidas reportadas por el paciente (patient reported outcomes, PROs, por sus siglas en inglés). "El reto que tenemos en España es incorporar las PROs en la práctica clínica", ha señalado. 

Santiago Moreno ha explicado la evolución de los pacientes tras 30 años con la triple terapia.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.