Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50
Empresas > Industria

Novartis y Harvard desarrollan biomateriales para inmunoterapias

La idea es dar con fórmulas que permitan salvar obstáculos para su administración

Vasant Narasimhan, CEO de Novartis. m
Novartis y Harvard desarrollan biomateriales para inmunoterapias
Redacción
Jueves, 22 de marzo de 2018, a las 14:30
Novartis ha anunciado que está colaborando con científicos del Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering de la Universidad de Harvard y del Dana-Farber Cancer Institute en el desarrollo de sistemas de biomateriales para su cartera de tratamientos inmunooncológicos.

Estos sistemas de biomateriales tienen como objetivo superar barreras que suponen un obstáculo para las vacunas contra el cáncer tradicionales, incluidas la acción limitada y la ausencia de acción sobre células cancerosas específicas.

Los investigadores han diseñado mediante ingeniería los sistemas de biomateriales para la administración mantenida de inmunoterapias y la actuación sobre tipos específicos de cáncer. Novartis colaborará también con el equipo del Wyss Institute para avanzar en el desarrollo de los sistemas de biomateriales, e investigará su uso para la administración de fármacos de su amplia y profunda cartera de inmunoterapias de segunda generación.

"Estamos deseando colaborar con el Wyss Institute para seguir desarrollando esta tecnología en combinación con nuestra creciente cartera de productos de inmunoterapia", ha señalado el presidente de Novartis Institutes for BioMedical Research (NIBR), Jay Bradner.

Los sistemas implantables e inyectables se fabrican con materiales biodegradables que se unen en forma de estructuras tridimensionales porosas. En experimentos en laboratorio, los sistemas liberan factores de reclutamiento celular para atraer las células dendríticas del huésped y presentan antígenos tumorales frente a esas células inmunitarias especializadas, con el fin de estimular respuestas inmunitarias frente al cáncer.

Si bien estos sistemas no se han probado aún en ensayos clínicos con humanos, son prometedores gracias a su capacidad para servir como microentornos creados mediante ingeniería para educar al sistema inmunitario acerca del cáncer e iniciar respuestas inmunitarias frente a los tumores a lo largo de un periodo de tiempo mantenido.