Multa histórica a Takeda y Eli Lilly

Se trata de la séptima sanción más grande de la historia de los EEUU

mié 09 abril 2014. 12.24H

Ignacio González y Javier Ellena, máximos responsables de Takeda y Eli Lilly en España, respectivamente.

Redacción. Madrid
Un juzgado del estado de Luisiana (EEUU) ha condenado a los laboratorios Takeda y Eli Lilly a pagar una multa de 9.000 millones de dólares (6.521 millones de euros) por haber ocultado el riesgo de cáncer de su superventas para la diabetes Actos (pioglitazona). Además, tendrán que abonar 1.475 millones de dólares (1.069 millones de euros) más de indemnización a los más de 2.700 demandantes.

Se trata de la séptima multa de mayor tamaño de la historia de EEUU, según el portal financiero Bloomberg. La compañía japonesa, que desarrolló el fármaco, pagará 6.000 millones y el 75 por ciento de la indemnización, mientras que la americana –responsable de la comercialización en Norteamérica y varios países europeos– abonará el resto. Ambas compañías han anunciado que recurrirán la sentencia por todos los medios legales, por lo que se espera que la cantidad final sea ostensiblemente inferior.

La sentencia es tanto más histórica dentro del mundo farmacéutico al ser Actos uno de los blockbusters de la pasada década. En 2010, el último año en que estuvo en vigor su patente, generó unas ventas mundiales de más de 4.500 millones de dólares (3.260 milones de euros), según la consultora especializada Evaluate Pharma. Incluso en 2012, con la competencia de los genéricos, facturó más de 1.000 millones de dólares solo en EEUU.

El caso comenzó con Terrence Allen, que empezó a tomar Actos en 2006 y declaró haber desarrollado cáncer de vejiga tras cinco años consumiéndolo, en 2011, cuando Takeda añadió al prospecto el riesgo de sufrir este tumor en personas que lo padezcan o hayan padecido. 

Las sospechas sobre sus efectos adversos no son nuevas. El año pasado, Takeda ya se había enfrentado a tres juicios en otros tantos estados de EEUU, y había sido sentenciada a pagar 8,2 millones de dólares en dos de ellos por los daños causados a pacientes que tomaron Actos y luego desarrollaron cáncer de vejiga. En el tercero se determinó que el laboratorio sí había avisado de los efectos secundarios del fármaco.

ENLACE RELACIONADO:

Eli Lilly cede ante el empuje de los genéricos (12/04/13)