Lundbeck aborda el embotamiento emocional para tratar la depresión

En el Congreso Nacional de Psiquiatría se han mostrado los buenos resultados de la vortioxetina ante esta patología

Susana Gómez-Lus, directora médica de Lundbeck.
Lundbeck aborda el embotamiento emocional para tratar la depresión
jue 29 octubre 2020. 16.40H
Alrededor de la mitad de los pacientes que reciben tratamiento antidepresivo con ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) o IRSN (inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina) padecen embotamiento emocional, que puede conducir al abandono del tratamiento, a mayor riesgo de recaída, dificultar la plena recuperación funcional y, en definitiva, suponer un elevado impacto sobre la calidad de vida, tal y como ha explicado Andrea Fagiolini, Profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Siena, durante su participación en el simposio "Nuevas evidencias en embotamiento emocional en pacientes con depresión”, organizado por Lundbeck en el marco del XXIII Congreso Nacional de Psiquiatría.

El embotamiento emocional es un estado en el que se observa una atenuación o aplanamiento de las emociones, tanto las positivas como las negativas. Los pacientes sienten indiferencia ante muchos aspectos de sus vidas que deberían importarles, como la familia, los amigos o el trabajo. Los síntomas son particularmente destacados cuando el paciente alcanza la remisión de los síntomas nucleares de la depresión y reanuda la actividad cotidiana normal que había reducido o suspendido durante la fase aguda de la enfermedad.

Como ha puesto de manifiesto Fagiolini, casi la mitad de los pacientes con depresión que alcanzan la remisión no se sienten como tal, su percepción es otra. ¿Por qué? Porque aunque ya no presenten síntomas nucleares de la enfermedad continúan teniendo dificultades en su funcionamiento. Les resulta difícil volver a trabajar, disfrutar de lo que solían hacer, volver a su vida social y familiar. El objetivo de los pacientes con un tratamiento a largo plazo pasa por recuperar la funcionalidad en su día a día, y ese es el actual objetivo terapéutico en depresión, que alcancen la plena recuperación funcional y disfruten de una buena calidad de vida.

La respuesta parcial al tratamiento se traduce en la presencia de síntomas residuales, uno de los más frecuentes, el embotamiento emocional, también conocido como aplanamiento afectivo o indiferencia emocional.

Dificultad para experimentar sentimientos


Esa dificultad o incapacidad para experimentar sentimientos y emociones, así como para expresarlas en su entorno, “puede afectar a la toma de decisiones, relaciones interpersonales y al auto-cuidado, además de estar asociado a la disfunción sexual”, ha matizado Guillermo Lahera, Profesor Titular de Psiquiatría en la Universidad de Alcalá, vinculado al Hospital Universitario Príncipe de Asturias, quien también ha participado en el simposio Lundbeck del Congreso Nacional de Psiquiatría.

Además, “el embotamiento emocional también puede ser parte de la depresión no resuelta, solapado a la anhedonia, síntoma cardinal del trastorno depresivo mayor, reportado por el 75% de los pacientes, y asociada a peor pronóstico y a respuesta parcial al tratamiento antidepresivo”, ha explicado Lahera.

Estudio COMPLETE: vortioxetina y embotamiento emocional


Durante el simposio se han presentado los datos del estudio COMPLETE, que constata una reducción del embotamiento emocional en pacientes con trastorno depresivo mayor (TDM) que reciben tratamiento con vortioxetina. El estudio incluyó a 150 pacientes. Tan solo después de una semana de tratamiento se observó una mejoría significativa de los síntomas de embotamiento emocional determinados mediante el Cuestionario de Depresión de Oxford (ODQ); este beneficio siguió aumentando hasta el final del estudio.

Los pacientes incluidos en este estudio abierto de 8 semanas de duración recibieron dosis adecuadas de un ISRS o IRSN durante al menos seis semanas y presentaban embotamiento emocional antes de su inclusión. Al cabo de ocho semanas de tratamiento con vortioxetina, el 50% de los pacientes comunicaron no haber experimentado más este síntoma. También se observó una mejoría significativa del funcionamiento psicosocial de los pacientes determinado a partir de la Escala de Discapacidad de Sheehan (vida laboral, familiar y social).

Además, el otro 50% informó de una mejoría en el embotamiento emocional, tal y como ha revelado Fagiolini en su presentación, para concluir que vortioxetina se muestra eficaz y con beneficios favorables para muchos pacientes.

Sobre la base de los mecanismos de acción, en particular la modulación de la 5-HT3 y su posterior efecto positivo sobre la dopamina, los resultados de este estudio parecen respaldar que vortioxetina puede tener un efecto positivo sobre el embotamiento emocional. Estos resultados son alentadores ya que muestran que el embotamiento emocional posiblemente se puede abordar cambiando la medicación y conseguir una mejoría significativa del funcionamiento global del paciente en su vida cotidiana.

Para Susana Gómez-Lus, Directora Médico y de Acceso al Mercado de Lundbeck Iberia, “el embotamiento emocional supone una gran carga, con consecuencias funcionales en la vida social, familiar y laboral de los pacientes. Es un síntoma grave para quienes intentan recuperarse completamente de la depresión. Por eso, estos datos positivos de vortioxetina en embotamiento emocional suponen una gran satisfacción para todos cuantos formamos parte de la compañía, ya que nuestro principal objetivo es contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con depresión, dando respuesta a necesidades todavía no cubiertas, como sucede en este caso”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.