23 de mayo de 2017 | Actualizado: Lunes a las 22:30
Empresas > Industria

Los marcadores moleculares, claves para el abordaje del cáncer de pulmón

Según los expertos reunidos en la I Jornada sobre 'Avances en cáncer de pulmón' organizada por la EASP

Asistentes a la I Jornada sobre 'Avances en cáncer de pulmón' organizada por EASP.
Los marcadores moleculares, claves para el abordaje del cáncer de pulmón
Redacción
Viernes, 12 de mayo de 2017, a las 17:20
Expertos reunidos en la I Jornada sobre 'Avances en cáncer de pulmón', organizada por la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y patrocinada por AstraZeneca, han asegurado que el diagnóstico precoz y el uso de marcadores moleculares mejoran el abordaje del cáncer de pulmón.

El objetivo de la reunión, a la que han asistido profesionales de Neumología, Cirugía Torácica, Oncología, Atención Primaria, farmacéuticos y directivos de la administración, se ha centrado en abordar los últimos avances en epidemiología, prevención y diagnóstico del cáncer de pulmón, así como las recientes innovaciones en la aproximación al tratamiento de los pacientes con esta patología.

En este sentido, respecto al diagnóstico y las dificultades que supone la identificación tardía de esta enfermedad, los profesionales asistentes han discutido acerca de cómo las técnicas para hacer posible el diagnóstico precoz del cáncer de pulmón permiten que se puedan establecer estrategias de mejora en el posterior tratamiento para el paciente. "La manera más eficiente de combatir esta enfermedad está íntimamente relacionada con la carga de enfermedad en el momento del diagnóstico, es decir, con el estadío", ha comentado José Expósito, director de la UGC de Oncología del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada, coordinador del PAI de Cáncer de Pulmón y organizador de la jornada.

Sin embargo, los esfuerzos múltiples se han centrado en mejorar la capacidad técnica de las pruebas a realizar con mejoras en los TAC (baja tasa de irradiación y gran precisión diagnóstica), así como en la mejor selección de personas en grupos de riesgo mejor definidos. "Lamentablemente, hasta ahora los ensayos llevados a cabo no han mostrado el grado de detección necesario o, si lo han hecho, ha sido a costa de un porcentaje elevado de falsos positivos, a los que hay que someter a métodos invasivos de diagnóstico", ha añadido.

Por ello, los expertos han destacado el papel "clave" que juegan los biomarcadores moleculares en la detección de la enfermedad. En concreto, estos indicadores permiten que el tratamiento de cada paciente pueda personalizarse, de manera que los profesionales sanitarios dirijan la terapia de forma más individualizada haciendo posible que los resultados sean más efectivos.

La efectividad de la terapia individualizada

"De enorme interés resulta el poder hacer un seguimiento a lo largo del tiempo de estos pacientes para saber si la resistencia a ciertos fármacos pudiera ser el resultado de la pérdida de alguno de estos biomarcadores, a la vez que es importante estudiar otros nuevos que pueden aparecer a lo largo del período evolutivo. El estudio del material genético a través de exosomas o microRNA están permitiendo avanzar en esta forma 'molecular' de seguimiento clínico y puede permitirnos nuevas combinaciones de fármacos o de tratamientos", ha apostillado Expósito.

En la misma línea, ha destacado que subtipos como el cáncer de pulmón no microcítico avanzado se están beneficiando de estos avances en comparación al abordaje disponible para los pacientes hace tan solo unos años. "Estamos más cerca de una cierta terapia personalizada y la traducción clínica es muy clara. La incorporación de estas terapias en los que el tumor expresa dichos determinantes hace posible cambiar el curso de la enfermedad para pacientes que solo hace unos años tenían un mucho peor pronóstico", ha admitido.