Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Empresas > Industria

Las ventas mundiales de fármacos crecerán más de un 44% para 2022

Roche y Novartis destronarán a Pfizer, después de que no fructificara la compra de Allergan

Evolución de las ventas mundiales de medicamentos, en miles de millones de dólares. Fuente: Evaluate.
Las ventas mundiales de fármacos crecerán más de un 44% para 2022
Miércoles, 28 de septiembre de 2016, a las 14:30
Hace años, la industria farmacéutica afrontó una crisis estructural, necesaria según los gurús del sector para la evolución del modelo de negocio de los laboratorios, que conllevó despidos y cierres de instalaciones en todo el mundo. Pero parece que el bache está superado, o al menos en esta dirección apunta el informe elaborado por la consultora británica Evaluate, según el cual el mercado farmacéutico mundial crecerá más de un 44,4 por ciento para 2022.
 
Las ventas de medicamentos lograrán este ascenso gracias a un crecimiento interanual superior al 6 por ciento, que se cristalizará en un montante total de 1,12 billones de dólares  (1,07 billones de euros), 344.000 millones más que lo esperado para 2016. Las áreas que capitanearán este incremento son las de inmunosupresores (con un incremento de las ventas interanuales del 12,8 por ciento) y particularmente de oncológicos. De hecho, el mercado de medicamentos contra el cáncer aumentará un 12,5 por ciento al año y se convertirá en el líder del sector farmacéutico. En cambio, el crecimiento en el caso de los antivirales de hepatitis C será escaso, casi plano.
 
En lo que refiere al liderazgo en ventas por compañías, se podría decir que Europa tumba a Estados Unidos. Y es que después de que la compra de Allergan por Pfizer fracasara, los pronósticos de Evaluate indican que Roche y Novartis liderarán el mercado mundial de medicamentos, con escasa distancia entre la una y la otra. Pfizer queda en tercer lugar, seguido por Sanofi y Johnson & Johnson.

Top 10 de compañías farmacéuticas, por ventas, en 2022. Fuente: Evaluate.

 
Con todo, los crecimientos más destacados para Evaluate serán los de Celgene (con un crecimiento de las ventas del 16 por ciento) y Shire (del 19 por ciento), basado en las buenas expectativas de productos como Otezla y Pomalyst y la compra de Baxalta, respectivamente. La única compañía que cae en ventas es Gilead, por la esperada reducción del mercado (y de los precios) de hepatitis C, que está por ver si quedará compensada por las novedades de la compañía en VIH.
 
Llama también la atención el crecimiento, disparado, de los medicamentos huérfanos. Las ventas de estos productos, destinados a enfermedades raras, se doblarán en seis años, alcanzando en 2022 los 217.000 millones de dólares, lo cual ratifica la apuesta de la industria por lanzar productos en dolencias ‘nicho’ o necesidades médicas no cubiertas.
 
Claves de crecimiento y posibles frenos
 
Los expertos de Evaluate  indica que las causas de estos optimistas pronósticos se encuentran en los lanzamientos de varios ‘blockbusters’ recientemente y en el futuro (particularmente en el campo de la inmunoterapia).
 
Sin embargo, la propia consultora reconoce que hay varias amenazas que pueden variar y afectar a este crecimiento, y hace hincapié especialmente en la presión política que se está aplicando a los precios de los medicamentos. Aunque en Europa esta circunstancia es conocida y habitual incluso, no lo es tanto en Estados Unidos, en donde los costes de los fármacos han protagonizado dos escándalos recientes (los de Turing y Valeant) y se encuentran entre los protagonistas de la campaña electoral que están disputando Hillary Clinton y Donald Trump.
 
Y no hay que olvidarse de los biosimilares y del ‘abismo de patentes’ que el sector tendrá que volver a afrontar en próximos años. Sin embargo, las previsiones de ahorro son conservadoras en este caso, dado que la introducción de estos fármacos no se espera que ‘rompa’ el mercado de los biológicos, o al menos no en la misma proporción que los genéricos. 

Con todo, hay que recordar que al menos el Ministerio de Sanidad de España ya ha avisado de que estos productos se acabarán utilizando como los genéricos, aunque no se ha aclarado la proporción de ahorro que se espera alcanzar. La patronal del sector, Biosim, calcula unos 400 millones de euros hasta 2020, y eso solo en nuestro país.