Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Empresas > Industria

Las cinco pautas que debe seguir el paciente de EPOC para una sana Navidad

El sobrepeso y la desnutrición son una complicación muy frecuente en este tipo de pacientes

Según el Servicio de Neumología del Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo).
Las cinco pautas que debe seguir el paciente de EPOC para una sana Navidad
Redacción
Jueves, 21 de diciembre de 2017, a las 13:10
Las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) deben mantener una nutrición equilibrada incluso en Navidad. Mantener un peso óptimo es clave para el tratamiento terapéutico de esta enfermedad, algo que no es fácil en estas fechas festivas.

El sobrepeso y la desnutrición son una complicación muy frecuente en los pacientes con EPOC y afectan a su capacidad funcional y calidad de vida. “El sobrepeso puede comportar una afectación respiratoria que iría desde la simple alteración de la función ventilatoria hasta favorecer la aparición de una insuficiencia respiratoria hipercápnica”, explica Cristina Represas Represas, del Servicio de Neumología del Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo).

La especialista también advierte que  “la desnutrición puede generar diversos cambios que afectan a la respiración como alteraciones en la musculatura respiratoria que se traducen en una menor contractilidad, fuerza y resistencia, con incremento de la fatigabilidad, pero también alteraciones a nivel pulmonar”.

La alerta debe encenderse en Navidades por otra razón, y es que  “estas fiestas se celebran en una época del año de especial vulnerabilidad para descompensaciones por infecciones víricas”.

Controlar la alimentación y mantener la actividad física

Los neumólogos del Hospital Álvaro Cunqueiro recomiendan, en primer lugar, comprar y cocinar la cantidad de comida exacta que se va a comer el día de la celebración, evitando así que estas preparaciones o los dulces navideños sigan presentes en tu mesa durante los días o semanas siguientes.

Insisten en que no se debe dejar de comer fruta y que se debe controlar la ingesta de alcohol, “alternando vino con agua”. Los especialistas también aconsejan "salir a dar un paseo con la familia o amigos” después de la comida navideña. O incrementar algo la actividad física en los días previos o posteriores a las fiestas más señaladas en las que es habitual cometer algún exceso.

En último lugar, como son frecuentes los traslados a domicilios de familiares o el cambio en los horarios y hábitos rutinarios, “es muy importante no olvidarse de la medicación pautada y del adecuado uso de las terapias respiratorias, así como de descansar y dormir el número de horas recomendadas”.