16 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Hepatitis C: tratar a pacientes F0 y F1 es clave

Los expertos destacan que hay que trabajar en pautas cada vez más cortas de tratamiento.

Agustín Albillos, presidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado.
Hepatitis C: tratar a pacientes F0 y F1 es clave
jue 16 febrero 2017. 18.20H
Redacción
Dentro de la XLII edición del congreso anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) que se celebra en Madrid desde el 15 al 17 de febrero, ha tenido lugar el Simposio patrocinado por Gilead, en el cual se han dado cita expertos en el campo de las enfermedades hepáticas para debatir diversos temas a los que se enfrentan en su día a día. Se debatieron entre otros aspectos aprendizajes en el abordaje de la hepatitis C, el por qué se debe ir más allá de la eficacia del tratamiento y la experiencia en vida real que hay en el tratamiento con pautas cortas.
 
Los expertos han debatido  la importancia de tratar la hepatitis C a fin de limitar la progresión de la enfermedad hepática y evitar la transmisión de la infección a otras personas. Con los fármacos disponibles actualmente se están obteniendo tasas de curación superiores al 95 por ciento, con tratamientos que  pueden ser de hasta sólo 8 semanas.
 
Otro de los temas que se abordaron es la importancia de tratar a los pacientes F0 y F1 con Hepatitis C. El perfil del paciente ha ido evolucionando, habiéndose tratado estos 2 años atrás pacientes con grados de fibrosis 2 o superiores, de manera que en 2017 hay un número elevado de personas que acuden a las consultas con un estadio F0-F1. El tratamiento de estos pacientes es clave, no solo por los beneficios clínicos que conlleva para el propio paciente, sino porque desde la perspectiva del Sistema Nacional de Salud, se trata de una opción coste-eficiente y que puede conllevar en la práctica importantes ahorros tanto directos como indirectos.
 
Los expertos hicieron hincapié en cómo la elección del tratamiento para cada paciente es clave y en cómo la simplificación que se haga en el proceso hacia la curación, puede conllevar importantes beneficios tanto para el profesional como para el propio paciente. A este respecto, los tratamientos a 8 semanas pueden suponer ventajas adicionales frente a las pautas de 12 semanas, en temas de potenciales interacciones, adherencia, retratamiento y optimización de recursos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.