El fármaco consigue la remisión clínica, evita la obstrucción y mejora la función pulmonar

Confirman los datos de eficacia de tezepelumab (Astrazeneca) en asma grave
Pascal Soriol, CEO de AstraZeneca.


09 sep 2022. 15.30H
SE LEE EN 8 minutos
Los resultados del estudio de extensión de fase III 'Destination' muestran que tezepelumab ofrece un perfil general de seguridad y eficacia a largo plazo consistente con los resultados obtenidos en los ensayos previos de fase II 'Pathway' y de fase III 'Navigator' de forma mantenida durante 104 semanas en una amplia población de pacientes con asma grave. Este medicamento biológico, desarrollado por Astrazeneca y Amgen, cuenta con datos de seguridad y eficacia a dos años en pacientes de asma grave obtenidos de un estudio controlado con placebo.

En el análisis de seguridad, que incluyó a pacientes de los ensayos 'Navigator' y 'Source', las tasas de incidencia (por cada 100 pacientes/año) de los efectos adversos (AE, por sus siglas en inglés) en pacientes que recibieron inicialmente el fármaco o placebo en el ensayo 'Navigator' fueron de 49,62 y 62,66 y 7,85 y 12,45 para efectos adversos graves (SAE, por sus siglas en inglés), respectivamente. En aquellos que recibieron inicialmente el medicamento o placebo en el ensayo 'Source', las tasas de incidencia de los AE fueron de 47,15 y 69,97 y las de los SAE fueron de 13,14 y 17,99 respectivamente.


Eficacia demostrada en ensayo clínico


En el análisis de eficacia de los pacientes que participaron en el ensayo clínico 'Navigator', la molécula demostró una reducción de la tasa anual de exacerbaciones (AAER, por sus siglas en inglés) a lo largo de 104 semanas del 58 por ciento en el conjunto de la población, independientemente de los niveles iniciales de biomarcadores inflamatorios, en comparación con los pacientes que recibieron placebo.

Los resultados del ensayo mecanístico de fase II 'Cascade' mostraron que el fármaco redujo la obstrucción por mucosidad -versus placebo-, en una amplia población de pacientes con asma de moderada a grave. La reducción observada en las puntuaciones de mucosidad tras el tratamiento con este medicamento se correlacionó con mejoras en la función pulmonar. La obstrucción por mucosidad como característica clínica puede predecir el riesgo de futuras exacerbaciones y el deterioro de la función pulmonar en casos de asma grave.


Mejora del asma grave


A este respecto, el profesor Andrew Menzies-Gow, director del Departamento de Enfermedades Pulmonares del Hospital Royal Brompton de Londres (Reino Unido) e investigador principal del ensayo de fase III 'Navigator', ha afirmado que "el manejo del asma grave representa un reto, las múltiples vías inflamatorias contribuyen frecuentemente a la complejidad de la enfermedad del paciente. Estos resultados de los ensayos 'Destination' y 'Cascade' deberían respaldar la confianza por parte de médicos y pacientes en la capacidad de este medicamento biológico para mejorar los resultados en una amplia población de pacientes con asma grave".

Por su parte, Mene Pangalos, vicepresidente ejecutivo de I+D en BioPharmaceuticals, ha comentado que "los resultados del ensayo 'Destination' confirman que el perfil general de eficacia y seguridad a largo plazo de tezepelumab es consistente con el que hemos observado en los ensayos 'Pathway' y 'Navigator' (una información que ya hemos comunicado previamente) y que se mantiene durante dos años. Los datos del ensayo 'Cascade' diferencian y refuerzan aún más el perfil clínico de este medicamento y su potencial para transformar el tratamiento de una amplia población de pacientes con asma grave".

Análisis exploratorio


Otros resultados del programa de ensayos clínicos 'Pathfinder' presentados en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias (ERS, por sus siglas en inglés) incluyen los resultados de un análisis exploratorio del ensayo pivotal de fase III 'Navigator'. Este análisis exploratorio mostró que la probabilidad que tiene un paciente con asma grave para lograr la remisión clínica es más de tres veces mayor con el medicamento biológico en la semana 52, en comparación con un paciente que recibe tratamiento con placebo. La remisión clínica con el tratamiento se predefinió utilizando medidas de elementos compuestos que incluían la desaparición de exacerbaciones, la ausencia de uso de corticosteroides orales de mantenimiento, el control de los síntomas del asma, la evaluación de cambios realizada por profesional sanitario y la evaluación de la gravedad del paciente.

No se registraron diferencias clínicamente significativas en los resultados de seguridad entre los grupos a los que se administró el fármaco y los que recibieron placebo en los ensayos 'Navigatori' y 'Cascade'. Los efectos adversos notificados con mayor frecuencia para este medicamento en el ensayo 'Navigator' fueron nasofaringitis, infección de las vías respiratorias superiores, cefalea y asma6 y, en el ensayo 'Cascade', fueron nasofaringitis, complicaciones después de las pruebas realizadas (broncoscopia) y cefalea.

Los resultados de los ensayos 'Destination', 'Cascade' y 'Navigator' se presentaron en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias (ERS, por sus siglas en inglés) de 2022.

El medicamento está aprobado en Estados Unidos8 y en otros países para el tratamiento de mantenimiento adicional de pacientes adultos y pediátricos de 12 años o más con asma grave y se encuentra en fase de revisión regulatoria en Japón y en muchos otros países del mundo. En julio de 2022, el Comité de Medicamentos para Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos recomendó su aprobación en la UE9.


Asma grave


El asma es una enfermedad heterogénea que afecta a 14 millones de personas en la UE y se estima que a unos 339 millones de personas en todo el mundo. Hasta un 10 por ciento de los pacientes asmáticos padecen asma grave. A pesar del uso de medicamentos inhalados para el control del asma, de los tratamientos biológicos disponibles actualmente y de los corticosteroides orales (CSO), muchos pacientes con asma grave aún siguen sin estar controlados. Debido a la complejidad del asma grave, un gran número de pacientes presentan factores de inflamación poco claros o múltiples factores inflamatorios y puede que no reúnan las condiciones necesarias o que no respondan bien a los medicamentos biológicos actuales.

El asma grave no controlada, es una enfermedad debilitante, ya que los pacientes sufren exacerbaciones frecuentes, importantes limitaciones de la función pulmonar y un deterioro de su calidad de vida.  Asimismo, los pacientes con asma grave tienen un mayor riesgo de mortalidad y, en comparación con los pacientes con asma persistente, sufren el doble de riesgo de hospitalizaciones relacionadas con el asma. También debemos tener en cuenta la importante carga socioeconómica de esta enfermedad, ya que estos pacientes representan aproximadamente el 50 por ciento de los costes relacionados con el asma.


Ensayos clínicos


Además del ensayo de fase IIb 'Pathway', el programa 'Pathfinder' incluyó dos ensayos de fase III, 'Navigator' y 'Source'. El programa también incluye un ensayo mecanístico y un ensayo de seguridad a largo plazo.

'Navigatori es un ensayo de fase III, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo en adultos (18-80 años) y adolescentes (12-17 años) que padecen asma grave no controlada y que recibían el tratamiento estándar. El tratamiento estándar consistía en el uso de corticosteroides inhalados en dosis medias o altas además de, al menos, un medicamento de control adicional, con o sin tratamiento diario de corticoesteroide oral. La población del ensayo incluyó unas proporciones aproximadamente iguales de pacientes con recuentos altos de eosinófilos en sangre (≥300 células por microlitro) y recuentos bajos (<300 células por microlitro). El ensayo comprendió, un período de selección de cinco a seis semanas, un período de tratamiento de 52 semanas y un período de seguimiento de 12 semanas después del tratamiento. Todos los pacientes recibieron la medicación de control prescrita sin cambios durante el ensayo.

El criterio de valoración primario de la efectividad fue la tasa anual de exacerbaciones (AAER) durante el período de tratamiento de 52 semanas. Los criterios de valoración secundarios clave fueron el efecto del fármaco sobre la función pulmonar, el control del asma y la calidad de vida relacionada con la salud.

Dentro de los análisis preestablecidos, también se evaluó la tasa anual de exacerbaciones (AAER) a lo largo de 52 semanas en pacientes agrupados según el recuento inicial de eosinófilos en sangre, el nivel de FeNO y el estado de la inmunoglobulina E (IgE) específica en suero (sensibilidad perenne positiva o negativa a los aeroalérgenos)6. Se trata de biomarcadores inflamatorios utilizados por los clínicos para informar sobre las opciones de tratamiento y que implican análisis de sangre del paciente (eosinófilos/IgE) y del aire exhalado (FeNO).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.