La patronal Biosim presenta una herramienta con líneas maestras para la licitación de los fármacos biológicos

Una guía orienta a la Administración en la compra pública de biosimilares
Encarnación Cruz Martos, directora general de Biosim.


30 nov 2021. 13.00H
SE LEE EN 3 minutos
La patronal de los biosimilares en España, Biosim, ha presentado el informe 'Compra pública de medicamentos biosimilares en el Sistema Nacional de Salud', un texto que pretende ser el libro blanco que sirva a los órganos de contratación de la Administración como una guía de consulta a la hora de configurar sus procedimientos de licitación en torno a estos fármacos.

Consulte aquí la guía  'Compra pública de medicamentos biosimilares en el Sistema Nacional de Salud'

Así, por una parte, recoge aspectos generales de la contratación pública y, por otra, analiza expedientes publicados y resoluciones de los tribunales de contratación a fin de establecer una serie de recomendaciones prácticas para adecuar la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público (LSCP) a la adquisición de este tipo de medicamentos.

Encarnación Cruz Martos, directora general de Biosim, ha subrayado los retos que presenta la adquisición de medicamentos biosimilares en el marco de una Ley que no está ideada para la compra de este tipo de medicamentos.

Para la directiva de esta patronal la compra pública de medicamentos biosimilares presenta una serie de retos, entre los que ella ha identificado como más relevantes:

- agilizar los procedimientos de compra para ganar en eficiencia

- incorporar el concepto “valor” en la adquisición de medicamentos biosimilares

- incorporar a profesionales y pacientes en la redacción de los expedientes de contratación

Recomendaciones de expertos acerca de compra pública innovadora


El informe, realizado por Teresa de Hospitalidad, ha contado con la opinión de una serie de expertos pertenecientes al ámbito de la Administración, que han emitido estas recomendaciones:

1. Poner de manifiesto la importancia de la planificación, es decir, realizar un 'horizon-scanning' para adelantarse a los nuevos lanzamientos y minimizar el decalaje que existe entre dichos lanzamientos y su incorporación a los procedimientos. Esto podría incluirse como buena práctica de la compra.

2. Encontrar fórmulas que doten a los pliegos de flexibilidad en el periodo de ejecución para conciliar periodos de ejecución largos (que eviten a los licitadores la necesidad de configurar pliegos con frecuencia con los recursos humanos y materiales que eso conlleva) con la posibilidad de incorporar medicamentos biosimilares que salen al mercado una vez ya adjudicado el contrato. Una opción serían los sistemas dinámicos de adquisición, aunque no tienen aún suficiente recorrido y experiencia.

3. Posibilitar que los criterios adicionales al precio incluidos tengan una valoración lo más objetiva posible para evitar recursos administrativos, que en definitiva retrasan la compra con las consecuencias que ello tiene en términos de compra fuera del marco de la LCSP.

4. Poner de manifiesto la dificultad para incluir en los pliegos criterios adicionales al precio que añadan “valor” a la compra. En numerosas ocasiones la inclusión de propuestas innovadoras desemboca en impugnación de los pliegos y por tanto retrasos en la adquisición.

5. Sugerir la participación de clínicos en los equipos en la configuración de los procedimientos de compra pública, especialmente si se pretende realizar cambio de tratamiento en los pacientes.

6. Proponer la participación de pacientes para realizar propuestas de criterios adicionales al precio (por ejemplo: nivel de confort con el dispositivo de administración, dolor en la aplicación, etc.) y que la administración evalúe después su inclusión.

7. Incluir indicadores que permiten evaluar el seguimiento del concurso una vez adjudicado (por ejemplo: niveles reales de consumo de cada medicamento, pacientes tratados, etc.).

8. Compartir las "buenas prácticas" en lo relativo a la compra pública de medicamentos biosimilares entre los órganos de contratación.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.