Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Empresas > Industria

Bevacizumab, primer tratamiento biológico para cáncer de cérvix avanzado

España es el único país europeo participante en el ensayo que ha propiciado la aprobación de la nueva indicación

De izquierda a derecha: Ana Oaknin, Annarita Gabriele y Lucas Minig.
Bevacizumab, primer tratamiento biológico para cáncer de cérvix avanzado
Marcos Domínguez
Martes, 29 de noviembre de 2016, a las 12:00
Roche ha anunciado la nueva indicación de su antiangiogénico bevacizumab para tratar el cáncer de cérvix avanzado. Se trata de la primera terapia biológica en esta patología, que afecta a entre 2.000 y 2.500 españolas al año.

El 60 por ciento de estos casos se detecta en estadios avanzados, cuando la cirugía no sirve y durante décadas y la quimioterapia (paclitaxel más cisplatino o topotecan) ha sido el único tratamiento farmacológico. La supervivencia en estos casos es de entre el 15 y el 20 por ciento, mientras que, detectado precozmente, el 90 por ciento de las pacientes han sobrevivido tras cinco años.

Bevacizumab está aprobado para su uso junto a quimioterapia en mujeres con cáncer persistente, recurrente o metastásico. “En este grupo hacían falta nuevas estrategias terapéutias”, afirma Lucas Minig, jefe del Servicio de Ginecología de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología. 

El cáncer de cérvix “afecta a las mujeres entre 35 y 50 años, es la segunda causa de cáncer y la tercera causa de muerte en este tramo de edad”, explica el ginecólogo, que destaca que esta enfermedad es la consecuencia, casi al cien por cien, de la infección por virus del papiloma humano (VPH).

España, a la cabeza europea

La aprobación de bevacizumab (cuyo nombre comercial es Avastin) deriva del estudio en fase III ‘GOG-240’, en el que España ha sido el único país europeo participante, con siete hospitales y 18 pacientes. Ana Oaknin, oncóloga del Vall d’Hebron y vicepresidenta del Grupo Español de Investigación del Cáncer de Ovario (Geico), señala el esfuerzo realizado para poder participar ya que “sabíamos que el crecimiento del tumor está muy ligado a la angiogénesis”.

Los resultados de ‘GOG-240’ mostraron que la adición de bevacizumab a la terapia conseguía “pasar de una mediana de supervivencia de 12 meses a 17”. Además, la inclusión del fármaco no ha empeorado la calidad de vida de la mujer.

Los especialistas han coincidido en que la importancia de la prevención en una enfermedad de la que se conoce tan bien la causa. Antes del diagnóstico por citología cervical se debe hacer una tipificación viral para detectar si la mujer tiene el VPH y qué tipo (el 16 y el 18 son los más agresivos). Por ello, la directora médico de Roche España, Annarita Gabriele, ha destacado este punto, señalando el test desarrollado por el laboratorio (Cobas VPH) para diagnosticar la presencia del virus.