18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Alectinib es superior a crizotinib en pacientes japoneses en CPNM

El fármaco de Roche incrementa la supervivencia libre de progresión

Mariano Provencio.
Alectinib es superior a crizotinib en pacientes japoneses en CPNM
lun 06 junio 2016. 17.00H
Redacción
El cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) ALK-positivo es un subtipo de difícil manejo frente al cual se están probando con éxito nuevas opciones de tratamiento. Una de esas estrategias se ha presentado en la 52 Reunión de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO). Los datos difundidos revelan que alectinib, un fármaco de administración oral que actúa inhibiendo la quinasa del linfoma anaplásico (ALK, por sus siglas en inglés), logra reducir el riesgo de empeoramiento o muerte (supervivencia libre de progresión, SLP) en un 66 por ciento frente a crizotinib en pacientes japoneses con CPNM ALK-positivo avanzado o recurrente (hazard ratio [HR]=0.34, IC 99 por ciento: 0.17-0.70, p<0.0001). La mediana de supervivencia libre de progresión aún no se ha podido determinar en el grupo tratado con alectinib (IC 95 por ciento: 20,3 meses-no alcanzada) pero es significativamente superior a los 10,2 meses (95 por ciento CI: 8.2-12.0) conseguidos en los pacientes que recibieron crizotinib. Son datos del ensayo clínico J-ALEX, un estudio fase III abierto y randomizado en pacientes que no habían recibido antes un inhibidor de ALK. Se registraron menos efectos adversos en el grupo de Alectinib, que mostró un perfil de seguridad coincidente con el ya observado en investigaciones previas con el fármaco.
 
Para Sandra Horning, Chief Medical Officer y responsable de Desarrollo Global de Productos de Roche, “estamos ante el primer estudio que demuestra que con Alectinib los pacientes consiguen vivir más tiempo sin un empeoramiento de la enfermedad frente a Crizotinib. Creemos que estos resultados de eficacia y seguridad representan un avance clínicamente muy significativo para los pacientes ALK positivo y tenemos previsto presentar estos datos a las autoridades sanitarias”.
 
Según el doctor Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), “estos primeros datos derivados de comparar dos terapias dirigidas representan un importante paso adelante a la hora de determinar cuál debe ser la secuencia terapéutica: con qué fármaco debemos empezar a tratar a este subgrupo de pacientes. Los resultados presentados en Chicago son lo suficientemente contundentes para sugerir que será preciso cambiar la primera línea de tratamiento. No obstante, debemos esperar resultados confirmatorios”. Éstos pueden venir del estudio fase III ALEX,  una investigación internacional con participación española,  que compara el uso de Alectinib como primera opción (primera línea) frente a Crizotinib en tumores ALK-positivos, determinados por la prueba de inmunohistoquímica (IHC) VENTANA ALK (D5F3) CDx desarrollada por Roche Diagnostics.
 
En opinión de la doctora Enriqueta Felip, especialista del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, “estamos ante un estudio que aporta datos interesantes para poder ir sabiendo con cuál de los fármacos, una vez disponibles, debemos empezar a tratar a estos pacientes. Según los resultados comunicados en el Congreso, la reducción del riesgo de empeoramiento o muerte que aporta Alectinib es de una magnitud muy considerable y además lo consigue siendo bien tolerado, con menos efectos secundarios que crizotinib”.

Ambos expertos coinciden en destacar la importancia de otro aspecto asociado al uso de la segunda generación de inhibidores de ALK: su capacidad para superar la barrera hematoencefálica, mostrando también actividad en las metástasis cerebrales. La doctora Felip aclara que los pacientes ALK-positivos muestran una tendencia mayor que el resto de pacientes a desarrollar metástasis cerebral. “Los resultados disponibles indican que Alectinib muestra mayor actividad a nivel de sistema nervioso central”. Según el doctor Provencio, “es, sin duda, un beneficio clave que no aporta el tratamiento estándar para mejorar la situación de estos pacientes, que suelen tener en común una edad menor que la media, tener adenocarcinoma y no haber fumado”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.