13 dic 2018 | Actualizado: 12:05
mar 20 noviembre 2018. 14.00H
En el año 2030 el 70 por ciento de las neoplasias se asentarán en los mayores de 65 años, según datos recogidos en la Guía de Buena Práctica Clínica en Geriatría, ‘Dolor oncológico en el anciano’, de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Pese a ello, “las personas mayores están infrarrepresentadas en estudios y ensayos clínicos, están fuera de los programas de detección precoz”, según el presidente de la SEGG, José Antonio López Trigo.

Ante esta situación, el experto propone como solución el trabajo en equipo de oncólogos, hematólogos y geriatras, tanto al inicio del proceso diagnóstico, como para hacer una valoración integral y global del paciente, ayudando así al oncólogo en el seguimiento posterior al tratamiento.

De esta forma, se orfrecería una atención multidisciplinar de calidad al paciente mayor con cáncer, siendo “clave la figura del geriatra como médico de apoyo a todos los problemas de fondo”, afirma el especialista.


Jornada sobre Oncohematogeriatría



López Trigo: "El paciente mayor no representa una sintomatología clara y definida en comparación a los más jóvenes"


Estos factores se han tratado en la II Jornada sobre Oncohematogeriatría, que se ha celebrado en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, con el fin de concienciar sobre la necesidad del acceso a las terapias innovadoras y la atención multidisciplinar del paciente oncohematológico mayor.

El evento ha contado con el aval científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la de Hematología y Hemoterapia (SEHH), y ha abordado temas como las actualizaciones en Oncogeriatría y Hematogeriatría, la atención multidisciplinar y coordinación asistencia al paciente con cáncer, la equidad en los tratamientos y la fragilidad y factores de riesgo de mayor impacto.


Valoración integral del paciente oncohematológico


El paciente mayor es una persona con patología crónica y polimedicada, que requiere una valoración integral de su estado de salud, a nivel clínico, cognitivo, psicológico, nutricional, tanto en aspectos sociales como funcionales de la vida cotidiana.

Presenta otras comorbilidades, por lo tanto “hace más compleja” la terapéutica dirigida hacia el cáncer, alega López Trigo. Asimismo, es más difícil la aproximación diagnóstica, ya que al ser un paciente polisintomático, “no representa una sintomatología clara y definida en comparación a los pacientes más jóvenes”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.