28 de junio de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Especialidades > Hematología y Hemoterapia

Adelantarse a la recaída, objetivo en leucemia mieloblástica aguda

El registro epidemiológico retrospectivo tiene ya unos 9.500 casos, la mayoría desde España

Pau Montesinos, coordinador del 4º Workshop del Grupo Español de la enfermedad.
Adelantarse a la recaída, objetivo en leucemia mieloblástica aguda
Redacción
Martes, 07 de marzo de 2017, a las 09:00
Las nuevas herramientas para la estratificación pronóstica de la leucemia mieloblástica aguda permitirán “realizar un tratamiento adaptado al riesgo en mejores condiciones y de forma más fiable, e incluso monitorizar la enfermedad residual para adelantarnos a la recaída con determinadas intervenciones terapéuticas”, según Pau Montesinos, hematólogo de La Fe y coordinador del 4º Workshop Anual del Grupo Español sobre la enfermedad del Pethema (Programa Español  de Tratamientos en Hematología), que acaba de celebrarse en Madrid.

“La biología ha ganado mucho peso en el abordaje de este cáncer hematológico al haber propiciado un mejor conocimiento de su patogénesis y por su consiguiente impacto en la práctica asistencial”, ha continuado Montesinos. Muestra de este avance han sido las nuevas guías de tratamiento para pacientes de leucemia mieloblástica aguda candidatos  a quimioterapia intensiva que se han presentado en la reunión del Pethema.

El hematólogo explica que el registro epidemiológico retrospectivo de la enfermedad consta en la actualidad de 7.000 pacientes, más otros 2.500 con leucemia promielocítica aguda. “Más del 90 por ciento de los registros son nacionales, pero también participan otros países, como Argentina, Uruguay, Colombia, Holanda, Polonia y Portugal”.

En cuanto al tratamiento, se están desarrollando nuevos fármacos que aportarán una mayor eficacia con menos toxicidad, como los inhibidores de la tirosina quinasa y otros medicamentos dirigidos a dianas moleculares. Además, “se está intentando mejorar el procedimiento de trasplante alogénico, que sigue siendo requerido por los pacientes con leucemia mieloblástica aguda de alto riesgo, y se están implementando nuevos agentes inmunoterápicos que quizás también puedan ayudar a prevenir la recaída”.