24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Especialidades > Ginecología y Obstetricia

Los bebés no escuchan la voz de su madre durante el embarazo

Según una investigación, solo responden a los estímulos sonoros que les llegan a través del interior de la vagina

El abdomen de la madre amortigua el sonido que llega del exterior.
Los bebés no escuchan la voz de su madre durante el embarazo
Redacción
Miércoles, 28 de septiembre de 2016, a las 10:20
Los recién nacidos no reconocen la voz materna porque no pueden escucharla durante el embarazo ya que no reaccionan a las voces que les llegan del exterior, pero sí responden a los estímulos sonoros que les llegan a través del interior de la vagina.

Así lo señala un estudio del director científico del Instituto Marquès de Barcelona, Álex García-Faura, presentado en el 26º Congreso de la Sociedad Internacional de Ultrasonido en Ginecología y Obstetricia, que se celebra esta semana en Roma.

Los datos de la investigación constatan que los fetos no oyen las voces de sus padres cuando éstos intentan hablarles a través del abdomen de la madre, que actúa amortiguando el sonido que llega del exterior.

Sin embargo, sí responden a los sonidos emitidos vía intravaginal a través de un dispositivo, mostrando además respuestas diferentes ante la emisión de música y voz: el 70 por ciento de los fetos a partir de la semana 16 de gestación mueve claramente la boca cuando se les habla y el 87 por ciento mueve además la lengua cuando escucha música.

“La respuesta es diferente cuando emitimos música o voz y creemos que esto se debe a que estos estímulos activan circuitos cerebrales diferentes. La música activa circuitos relacionados con las emociones”, ha señalado García-Faura.

Los responsables del estudio han considerado que estos resultados abren el camino a una nueva línea de investigación en la que se podrán analizar las respuestas a la estimulación acústica de los bebés que hayan sido estimulados durante la gestación.

De esta forma, según el Instituto Marquès, las próximas investigaciones podrán confirmar si, tras nacer, los bebés que pudieron escuchar las voces de sus padres durante el embarazo responden de manera diferente a estas que aquellos que no habían sido estimulados.