15 de diciembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 14:40
Conocimiento > Gestión

Demostrada la eficiencia del nuevo modelo energético madrileño

Los proyectos acometidos en La Paz, La Princesa y el Severo Ochoa logran ahorrar consumo y reducir las emisiones

Francisco Villalobos, Miguel Barcelona, Miguel Chaves, Alfonso Garrigós, Javier Negredo, Martín Herrero y Javier Reneses.
Demostrada la eficiencia del nuevo modelo energético madrileño
Sandra Melgarejo
Cristina Cebrián
Sábado, 09 de abril de 2016, a las 17:00
“El modelo de ahorro y eficiencia energética ha demostrado su robustez, su eficacia y su eficiencia”. Esta ha sido la conclusión principal de un panel de experiencias del IV Encuentro de Ingeniería Hospitalaria en el que han participado gestores y proveedores de los hospitales madrileños La Paz, La Princesa y Severo Ochoa (Leganés), y que ha sido moderado por Martín Herrero, vocal de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH).

Javier Negredo, jefe de Sección de Mantenimiento y Seguridad del Hospital Universitario La Paz, ha detallado el proceso, ya finalizado, de renovación de las instalaciones térmicas del centro sanitario, cuya obsolescencia ocasionaba bajo rendimiento y pérdidas energéticas. “El coste a 15 años con la antigua central térmica ascendía a 63 millones de euros, mientras que el nuevo contrato de adjudicación para este periodo ha sido de 36 millones de euros. Además, la reforma redunda en una disminución del 47 por ciento de las emisiones de gases con efecto invernadero”, ha detallado.

Martín Herrero, vocal de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH).

Francisco Villalobos, director general de Veolia, la compañía adjudicataria, ha animado a los gestores “a incorporarse a este modelo porque da todas las garantías a la administración y asegura el ahorro y la rentabilidad, y, por lo tanto, la sostenibilidad”.

El proyecto de La Princesa está empezando, pero, según Alfonso Garrigós, director de Gestión y Servicios Generales del hospital, la ejecución a 15 años supondrá un ahorro superior a 22 millones de euros. “El sistema de gestión energética previo al concurso era tradicional, con el suministro de energía separado del mantenimiento de las instalaciones. La antigüedad suponía un riesgo para el adecuado suministro y ocasionaba un elevado impacto medioambiental, al límite de la legalidad vigente. La prestación más importante del nuevo contrato mixto es la del suministro para la gestión eficiente de las energías primarias”, ha comentado Garrigós.

Por parte de la adjudicataria, Miguel Barcelona, director de la División de Mantenimiento y Servicios Energéticos de OHL Servicios-Ingesan, ha abundado en la bondad del modelo: “Es un sistema que permite ahorrar, mejora las instalaciones y reduce las emisiones de CO2. Es hora de mirar hacia adelante y tomar esta vía, porque es un modelo sólido que hay que explotar”.

El panel de experiencias sobre proyectos de eficiencia energética ha suscitado un gran interés entre los asistentes al encuentro, organizado por Sanitaria 2000 con el auspicio de la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH) y el patrocinio de Carburos Médica.


El Severo Ochoa acometerá el proyecto de eficiencia energética próximamente. “El objetivo es garantizar la estabilidad financiera y presupuestaria en el medio y largo plazo, pero también vamos a obtener rendimientos económicos en el corto”, ha afirmado Javier Reneses, director de Gestión del hospital, quien destacado la importancia de “trasladar el riesgo de la inversión a la iniciativa privada porque es imposible que los hospitales la asuman porque sus presupuestos son finalistas”. La adjudicación permitirá un ahorro del 29 por ciento (15 millones de euros).

“El modelo funciona porque logra los objetivos económicos, operativos y medioambientales, y el ahorro se ve desde el minuto cero”, ha afirmado Miguel Chaves, gerente de Infraestructuras Hospitalarias de Ferrovial Servicios. El representante de la adjudicataria ha detallado que el modelo del Severo Ochoa es similar al de La Princesa, con un canon fijo y bonificado en función de los resultados obtenidos, tanto en la conducción de las instalaciones, la realización de obras de eficiencia energética y la gestión de la energía.