23 de julio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Conocimiento > Gestión

"Que una enfermera sea gerente, ya no es un hito sanitario"

La directora de Salud Mental de Navarra, Begoña Flamarique, prevé modernizar el centro San Francisco Javier

La directora de Salud Mental de Navarra, Begoña Flamarique.
"Que una enfermera sea gerente, ya no es un hito sanitario"
José A. Puglisi
Domingo, 09 de abril de 2017, a las 13:20
“Que una enfermera sea gerente, ya no es un hito sanitario”. Así lo considera Begoña Flamarique, la primera enfermera en ocupar el cargo de directora de Salud Mental del Servicio Navarro de Salud. De ahí que afirme que solo “es un paso para la aumentar la visibilidad de la profesión y una demostración más de nuestra capacidad para asumir puestos de gestión”. Un valor que pondrá en manifiesto a través de la conversión del Centro Psicogeriatrico San Francisco Javier en un “complejo hospitalario que alcanzará su pleno rendimiento en 2019”. 

¿Cómo ha recibido el anuncio de ser nombrada directora gerente de Salud Mental de Navarra?

Ha sido una decisión sorpresiva. Después de que Alfredo Martínez aceptara ocupar otro cargo, se reunió la dirección para tomar la decisión de quién sería su sucesor y pensaron en mí. No me lo esperaba. Sin embargo, he aceptado ya que desde el primer día cuento con el apoyo de toda la dirección de la organización.

Es la primera enfermera en ocupar este cargo, ¿es un importante hito para la sanidad?

Que una enfermera sea gerente, ya no es un hito sanitario. Actualmente, hay muchas enfermeras que son directivas e, incluso, alguna ha sido consejera de Sanidad. Sin embargo, es un paso para la aumentar la visibilidad de la profesión y una demostración más de nuestra capacidad para asumir puestos de gestión.

¿Cómo ha sido el período de adaptación?

Begoña Flamarique.

Begoña Flamarique.

Muy sencillo. Al formar parte del equipo, previamente, conocía los principales temas de interés en el ámbito de la Salud Mental, aunque ahora los percibo desde una perspectiva diferente, más cercana. Solo llevo un mes, pero hasta el momento el balance es positivo, sin olvidar que aún quedan muchos aspectos en los que trabajar y áreas que mejorar.

¿Cuáles son los principales focos en los que prevé trabajar?

Durante los últimos siete años se han venido realizando importantes esfuerzos en los procesos de asistencia, coordinación del trabajo conjunto con Atención Primaria y en la formación especializada. Sin olvidar las labores para situar al paciente en el centro de la atención y en la evaluación de resultados, tanto de salud como económicos. Todo esto se enmarcaba en el plan 2012-2016, por lo que ahora queda construir sobre estas bases.

¿A través de qué iniciativas?

Uno de los proyectos más ambiciosos es la transformación del Centro Psicogeriatrico San Francisco Javier. Hemos empezado unas obras que, prevemos estarán culminadas después del verano, que dotarán a la institución de un ambulatorio y espacios para la media y larga estancia, además de aumentar los recursos propios, los servicios y los programas que se realizan en sus instalaciones. Esfuerzo que nos permitirá convertirle en un complejo hospitalario que alcanzará su pleno rendimiento en 2019.

A esto se suman otros aspectos como una mejor atención infanto-juvenil y una cartera de servicios más amplías en el área de psicoterapia.

¿Qué opinión tiene de las unidades de gestión clínica?, ¿está prevista la implementación de alguna en Navarra?

La directora de Salud Mental de Navarra.

La directora de Salud Mental de Navarra.

Las unidades de gestión clínica, por su espíritu, se adaptan a las necesidades del área de Salud Mental, lo que las hace una herramienta compatible. El año pasado fue un tema que se abordó en distintos departamentos para su debate, pero aún no hay un proyecto que destacar en este sentido.

¿Y en la profesionalización de los directivos de salud mental?

La profesionalización es una realidad. El principal problema que nos encontramos es la implicación, siendo necesario trazar estrategias en este sentido. Desde la dirección lo que hemos fomentado es la inclusión de la profesionalización en los planes de formación, destacando aspectos fundamentales como son, por ejemplo, el liderazgo.

Otro aspecto que no me gustaría pasar por alto es el traslado de esa profesionalización a la plantilla, donde es fundamental incorporar más enfermeras especializadas en Salud Mental. Durante la última convocatoria se abrieron seis plazas exclusivas para ellas, pero soy consciente de que la situación no satisface sus expectativas. Por eso, a título personal, quiero reconocer su trabajo y promover su incorporación al sistema sanitario.

¿La gran meta que le gustaría dejar como legado?

No tengo una. Aunque quisiera hacer importantes esfuerzos, desde el equipo directivo, en la motivación de toda la red para que se comprenda que todos somos parte de un mismo proyecto.