El HUCA ha conseguido reducir el consumo de antibióticos relacionados con el desarrollo de resistencias

"Nuestro concepto de PROA solo tiene sentido con plan de formación docente"
Miguel Alaguero Calero, facultativo especialista UGC de Farmacia Hospitalaria.


26 oct 2021. 18.00H
SE LEE EN 4 minutos
Los Programas de Optimización de uso de Antimicrobianos (PROA) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) no se conciben sin un plan de formación a sus profesionales. Así lo ha afirmado Miguel Alaguero Calero durante su ponencia 'Optimización del uso de antimicrobianos. PROA'. El facultativo especialista UGC de Farmacia Hospitalaria ha expuesto los beneficios que ha supuesto el Plan Nacional de Resistencia de Antibióticos y los Programas de Optimización de uso de Antimicrobianos (PROA) que se desarrollan en el HUCA.

Esta Jornada Hospital Innovador en la que ha participado HUCA se ha desarrollado este martes con la colaboración de Air liquide Healthcare, Boehringer Ingelheim y Sanofi; y auspiciada por Sedisa.

Miguel Alaguero.

Los PROA se vertebran en cuatro ejes, necesarios para hacer que la maquinaria funcione, según indica el especialista. Se trata de combinar la calidad, un equipo multidisciplinar, la innovación y la docencia. 

La formación de los profesionales es básica para que los engranajes se pongan en marcha. En concreto, el HUCA cuenta con cursos dirigidos a Atención Especializada y a Atención Primaria. En el caso de la Atención Especializada, disponen de un curso de Optimización del Tratamiento Antibiótico (COTA) para los especialistas y un curso básico de Optimización del Tratamiento Antibiótico dirigido a los MIR, FIR, QUIR y BIR. Asimismo, tienen formación específica para personal implicado en PROA, es el llamado Programa Salud Impacta.

Para Atención Primaria tienen formaciones del uso adecuado de los antibióticos en Atención Primaria tanto para los facultativos de AP y centros sociosanitarios, como para los residentes MIR MFyC.

La gestión de la información, una de las innovaciones


Los PROA han supuesto numerosas ventajas, ya que las mejoras en el diagnóstico microbiológico se han traducido en nuevas técnicas diagnósticas y una rápida puesta en marcha del tratamiento.

En esta misma línea, Alaguero ha resaltado la innovación de la HUCA en la gestión de la información. Gracias al manejo del Big Data, todo queda recogido en la misma historia clínica de los pacientes. "Conseguimos que los datos sean inteligentes de dos maneras: con sistemas de ayuda automatizados y con la interoperabilidad entre aplicaciones", ha indicado.

En el primer caso, las alertan saltan en cuanto se detecta el código sepsis, alergias, interacciones, etc. Mientras que con la interoperabilidad entre aplicaciones "se integra el tratamiento antibiotico de los pacientes dentro de la aplicación del laboratorio de microbiología". Por ello, cuentan con la aplicación E-PROA, que es interoperable con la Historia Clínica Electrónica.

Equipo multidisciplinar y formado


Para que todo ello pueda salir adelante, es imprescindible un equipo PROA multidisciplinar con funciones asignadas para cada uno. Alaguero ha citado en primer lugar el papel del microbiólogo, que se encarga entre otras labores de revisar los cultivos y e indicar propuestas de intervención. Después iría el farmacéutico cuyas funciones son ajustar la dosis de medicamentos, revisar los tratamientos de larga duración o controlar la duración de la profilaxis quirúrgica, entre otras.

Finalmente, en las reuniones diarias, los profesionales ya nombrados deben reunirse junto a los expertos de enfermedades infecciosas, Medicina Intensiva, Neumología, Pediatría y Urgencias. "Todos juntos realizan las propuestas diaria de intervenciones: E-PROA", ha especificado.

"Se ha logrado reducir el consumo de antibióticos relacionados con el desarrollo de resistencias"


Como resultado de todo ello, en el HUCA en 2020 se hicieron 215 reuniones, con más de 3.111 de propuestas llevadas a reunión y un total de más de 4.384 intervenciones. Según los datos del hospital, el grado de aceptación fue del 90,9 por ciento.

"Hemos conseguido nuestros objetivos que eran: reducir el consumo de antibióticos relacionados con el desarrollo de resistencias, fomentar la formación en prevención y tratamiento de las infecciones y ser referentes en tratamiento antimicrobiano", ha apuntado Alaguero.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.