18 de octubre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Conocimiento > Formación

Manual del perfecto R1: supera el primer año de MIR sin morir en el intento

Consejos para eliminar la incertidumbre y favorecer la experiencia del primer año de la residencia

Residente en su jornada.
Manual del perfecto R1: supera el primer año de MIR sin morir en el intento
José A. Puglisi
Sábado, 10 de junio de 2017, a las 10:50
Suavizar el primer año de especialización. Los residentes Borja Apellaniz y Ana Biel ha publicado en las redes sociales la ‘Guía práctica de supervivencia para R1’ que tiene por objetivo ayudar a los nuevos compañeros que comienzan su proceso de formación sanitaria especializada. En este documento se resumen algunas recomendaciones básicas como no llevar encima más de lo que sea necesario, guardar en una mochila el resto de pertenencias, llevar pijama o bata o tener siempre un cambio de prendas (incluida ropa interior y calcetines), ya que “los vómitos y sangrados explosivos existen”.

Otros aspectos que harán el R1 más llevadero será usar zapatillas cómodas, marcar el fonendo o comprar un pulsioxímetro y en una linterna pequeña. En la misma línea, se recomienda “almacena en una llave USB chuletas y plantillas-tipo por síndromes, pautas de tratamiento, guías, y algún libro”, así como “tener papel a mano para apuntar y guardar pegatinas de pacientes pendientes o que se quieran estudiar al terminar la guardia”. Sin embargo, no todo tiene un carácter personal, por lo que apuestan por la promoción de un ambiente de compañerismo.

“Respeta los salientes. Es el periodo de tiempo de descanso obligatorio cada vez que se hace una guardia de 24 horas. No existen sólo para protegerte como trabajadora, también protegen a tus pacientes”, precisan. En la misma línea, recuerdan que “los residentes van rotando, pero enfermería, auxiliares y celadoras permanecen: respeta al resto de trabajadoras y te respetarán”. De ahí que sea fundamental una actitud positiva en la que se “salude al llegar y al irte. Así como en los cambios de turno de otras profesionales, y haz un pequeño resumen de cosas pendientes”.

El residente también necesitará sacar tiempo para su cuidado personal. Por eso hay que tomar en consideración desde tomar mucha agua, comer pequeñas cantidades de fruta o comida ligera de vez en cuando, lavar los dientes e ir al baño “con el ajetreo de la guardia se tiende a olvidar que también tenemos que hacer nuestras necesidades básicas”. Ante el elevado nivel de estrés y ajetreo, los residentes tendrán que evitar las complicaciones que pueden generar el maquillaje o las lentillas.

Pide ayuda si la necesitas. Es fácil dejarse arrastrar por el ritmo de Urgencias, pero si no te cuidas bien no puedes cuidar a los pacientes. En cada guardia, busca una persona en quien apoyarte y a quien apoyar”, indica la guía. En el caso de quedar abrumado, se recomienda pensar y repetir: “todas las guardias terminan”; “la guardia no depende de mí”.

Acceder a la guía completa