Redacción Médica
17 de octubre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Conocimiento > Formación

Los trucos de la número uno del EIR de 2017 para "arrasar" en el examen

Catuxa Argibay explica que es fundamental mantener la constancia y la serenida durante la preparación del examen EIR

Catuxa Argibay.
Los trucos de la número uno del EIR de 2017 para "arrasar" en el examen
Jesús Arroyo
Sábado, 30 de diciembre de 2017, a las 14:00
Conseguir proclamarte como la número uno del examen EIR es algo que a bien te cambia la vida. Y si no que se lo pregunten a Catuxa Argibay, número uno del examen EIR en 2017. Ahora es residente de matrona en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y quiere que su experiencia sirva para ayudar a los miles de candidatos que se presentarán a la prueba el próximo 10 de febrero, día que también se celebrará el resto de examenes de Formación Sanitaria Especializada, como el examen MIR. 

Catuxa confiesa que para llegar a ser la número uno necesitó más de siete meses de estudio “prácticamente diario”. En este sentido, explica que no existe una fórmula exacta para “arrasar” en el examen EIR, pero si pequeños trucos que pueden ayudar.

“Más que una técnica creo que lo más importante es la constancia y la disciplina. Tomarte el estudio como un trabajo,  saber que tienes que madrugar, echarle X horas, para que cuando llegue el fin de semana tener tus objetivos cumplidos”, explica Catuxa, recordando sus tiempos de arduo estudio. En su caso particular, ella dedicaba ocho horas diarias para asegurarse una plaza de residente de Enfermería.

Mantener la concentración

Desde su punto de vista lo más difícil del examen “es mantener la concentración durante las cinco horas que dura la prueba”. Por eso, recomienda “dominar a la perfección la técnica de test y para eso tienes que hacer muchos todos los días”. Entre risas recuerda que para ella lo más fácil fue responder aquellas preguntas que ya se esperaban “porque suelen caer casi siempre”.

Precisamente, este año Catuxa recomienda repasar los temas relacionados con “la comunitaria porque está en auge”. “Sin duda es un tema que quien esté preparándose el EIR tiene que estudiar más detenidamente”, reafirma.

El caso de Catuxa es algo particular, porque ella consiguió ser la número uno a la segunda. En su caso, “me he presentado dos veces y las dos veces he conseguido plaza. Tal vez en esta última he quedado en mejor posición porque tenía el respaldo de la academia y la primera vez fui por libre, pero nunca he buscado el número uno”, recuerda.

El apoyo de una academia ha parecido ser fundamental en este logro dado que “la formación de la carrera de Enfermería no ayuda a preparar el examen EIR”. “Es verdad que tener la carrera reciente puede ayudar a tener los conocimientos frescos, pero la preparación de un EIR requiere mucha más dedicación aparte”, concluye Catuxa, trasmitiendo suerte y tranquilidad a todos los candidatos que esperan convertirse en residentes de Enfermería.