Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Conocimiento > Formación

Los MIR R1 prefieren turnos de 16 horas; los tutores, horarios "flexibles"

Según un estudio, los tutores no están de acuerdo con esta disminución de horas, que no implican resultados educativos

Los estudiantes argumentan que así encuentran un mayor equilibrio para conciliar.
Los MIR R1 prefieren turnos de 16 horas; los tutores, horarios "flexibles"
Redacción
Jueves, 29 de marzo de 2018, a las 13:40
Limitar los turnos de trabajo de los residentes médicos de primer año a 16 horas, en vez de  "flexibilizarlos" para permitir algunos turnos más largos, generalmente hace que estos estén más satisfechos con su formación y con el equilibrio que consiguen entre el trabajo y la vida, mientras que sus formadores están más insatisfechos por ver sus oportunidades educativas reducidas. Esa es una de las conclusiones extraídas de un nuevo estudio publicado recientemente en el  New England Journal of Medicine.

Para el estudio, que ha durado 5 años y ha sido financiado por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre y el Consejo de Acreditación para Educación Médica de Graduados (Acgme, por sus siglas en inglés) y dirigido por la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania, en estrecha colaboración con The Johns Hopkins University, los investigadores encuestaron y rastrearon las actividades de miles de residentes de primer año en 63 programas de capacitación en Medicina Interna a nivel nacional.

"No se conocían los efectos de limitar las horas de trabajo del residente", explica Sanjay Desai, uno de los autores principales del estudio, profesor asociado de Medicina y director del Programa de capacitación médica de Osler, en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. "Se necesitó un ensayo aleatorizado con muchas instituciones y hallazgos generalizables para poder informar sobre este tema", agrega.

Las horas han ido acortándose en los últimos 15 años

Hasta principios de la década de 2000, las guías estadounidenses del programa de formación de Medicina Interna no ponían límites, por norma general, a la duración de los turnos de los médicos en formación, lo que hacía que muchos residentes trabajen más de 90 horas a la semana, con turnos de hasta 36 horas. Los tutores a menudo justificaron las largas horas como una forma de preparar a los médicos para una vida de aprendizaje y que seapan tratar a los pacientes con éxito bajo presión y, a menudo, con poco sueño. También señalaron la necesidad de mantener la atención, dificultada por los frecuentes cambios de turno.


Los estudios no mostraron diferencias en la calidad de la atención del paciente


Sin embargo, en 2003, Acgme estableció regulaciones basadas en la opinión de expertos, con turnos máximos de 30 horas. También con una semana laboral máxima de 80 horas para todos los programas de residencia acreditados en los Estados Unidos. 

A pesar de que una serie de estudios observacionales no mostraron diferencias en la calidad de la atención al paciente con esos límites más estrictos, en 2011 se promulgaron normativas aún más estrictas, limitando los turnos de los internos a 16 horas y los de los residentes de mayor rango28 horas. Estos nuevos límites aumentaron la controversia, y muchos tutores argumentaron que los médicos de nivel inferior necesitaban seguir a los pacientes durante períodos más prolongados para aprender realmente cómo cuidarlos.

Desacuerdo entre tutores y estudiantes

"Muchos formadores han mostrado su preocupación por que estos turnos, con horas de trabajo limitadas, socavasen la capacitación y la socialización de los médicos jóvenes", dice el investigador principal del estudio David Asch,  profesor de Medicina en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. "Educar a los médicos jóvenes tiene una gran importancia para la atención de la salud, pero no es lo único que importa. No encontramos diferencias importantes en los resultados de la educación, aunque todavía estamos esperando los resultados sobre el sueño y la seguridad de los pacientes bajo el cuidado de los internos", explica. 

Hasta que obtengan esos resultados, Desai asegura que los tutores deben crear "un proceso mucho más colaborativo para hacer horarios que el que se ha utilizado en el pasado". Asch agrega: "Los residentes nos dicen algo y los directores de estos programas de formación deben escuchar con atención".