Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:50
Conocimiento > Formación

Los decanos de Medicina se citan con Aneca para "ajustar" el baremo docente

Consideran que los requisitos de la acreditación general son exagerados y lejanos a la realidad de la titulación

José Luis Álvarez-Sala Walther, presidente de los decanos de Medicina.
Los decanos de Medicina se citan con Aneca para "ajustar" el baremo docente
José A. Puglisi
Martes, 20 de diciembre de 2016, a las 09:10
Los decanos de Medicina harán oír su voz. El nuevo sistema de acreditación docente de la Agencia Nacional de Evaluación y Calidad (Aneca) ha registrado un rechazo general en el entorno académico, incluido los representantes de Ciencias de la Salud. La queja más común recae en el aumento de las condiciones mínimas en el área de investigación, considerando que “rozan en lo imposible para Medicina Clínica, donde también se debe dedicar tiempo al área docente y de asistencia”, precisa la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina.

Fuentes de la Conferencia de Decanos han asegurado a Redacción Médica que, durante los próximos días, solicitarán una reunión con los máximos representantes de la Aneca, a quienes transmitirán personalmente su desacuerdo con los requisitos establecidos a los docentes que optar a catedrático y profesor titular. En concreto, consideran que, para un médico clínico, el cumplimiento de los requisitos de investigación conllevaría a una disminución en los avances de otras áreas clave, como son la docencia y la asistencia.

Aunque la reunión no tiene fecha prevista, el objetivo es realizarla antes de que se den a conocer los criterios para la acreditación docente específicas en las áreas de Medicina Clínica y Especialidades Clínicas (entre las que están incluidas las áreas de conocimiento médicas y quirúrgicas), así como las de Ciencias Biomédicas (anatomía, fisiología e inmunología, y parasitología, etc.), y la de Especialidades Sanitarias (Enfermería, Fisioterapia, Farmacia, Farmacología, Nutrición, etc.). En este sentido, son la última oportunidad para lograr unas garantías de acceso más viables para los docentes sanitarios.

No obstante, aún quedan dudas por resolver. Una de ellas es si los docentes que optan a catedrático y profesor titular deberán cumplir con el sistema de acreditación que se ha aprobado en términos generales o si, por el contrario, bastará con los indicados en el ámbito de Medicina Clínica y Especialidades Clínicas. “Esta segunda opción ayudaría a bajar el exagerado nivel de exigencia que, no solo afecta a Medicina, sino también al resto de las titulaciones de Ciencias de la Salud”, indican los decanos.