Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Conocimiento > Formación

La reforma que defienden los estudiantes quita peso a las academias MIR

Las líneas de la nueva directiva del CEEM darán más independencia para preparar el acceso a la residencia

Beatriz Atienza yMarina García, vicepresidenta y presidenta del CEEM.
La reforma que defienden los estudiantes quita peso a las academias MIR
José A. Puglisi
Miguel Fernández de Vega
Lunes, 21 de noviembre de 2016, a las 13:20
Las academias MIR podrán perder protagonismo. El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha presentado sus líneas estratégicas para la nueva legislatura, en la que llevarán las riendas Marina García y Beatriz Atienza, presidenta y vicepresidenta de la organización. Entre las iniciativas, hay dos que fundamentalmente permitirían vetar la importancia de la formación complementaria para acceder a la residencia y dotar de una mayor independencia a los candidatos para la especialización.

En la presentación oficial del programa, realizada en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), se ha reiterado el interés en la aprobación de un temario MIR donde se resuman las asignaturas y temas por autor que pueden estar presentes en la prueba MIR; así como fomentar que el sexto año del grado esté meramente destinado a los rotativos, la realización del trabajo de grado y preparación para el acceso a la residencia, en línea con lo propuesto por miembros de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina. Dos iniciativas que dotarían de contenido y tiempo a los alumnos, dejando al margen la necesidad de acudir casi obligatoriamente a una academia.

Las propuestas, sin embargo, cuentan con un punto débil. El Ministerio de Sanidad y los decanos de Medicina han dejado clara su oposición a la realización de un temario MIR, considerando que todos los temas abordados durante el grado son evaluables durante la prueba de acceso a la formación sanitaria especializada. De ahí que las academias sigan destacando por fomentar un modelo de estudio capaz de abarcar un gran abanico de temas en poco tiempo. No obstante, desde el CEEM aseguran que seguirán presionando en este sentido.

“El objetivo no es acudir contra las academias directamente, pero sí crear un entorno en el que no sean imprescindibles para la preparación del examen de acceso a la formación sanitaria especializada. Creemos en la necesidad de un continuo formativo en donde los alumnos del grado ya puedan acudir directamente a presentarse al MIR”, ha precisado la presidenta del CEEM. “Entendemos que las academias no son una formación adecuada para garantizar el acceso a la residencia”, precisa Atienza

Otros planes

El CEEM también aprovechará la nueva legislatura para seguir impulsando temas clave como el listado de acceso único a las universidades, empleando un sistema similar al del MIR, “lo que evitará que haya alumnos que terminan por acceder al grado durante los meses de octubre o noviembre”, apunta García. A esto suman, “la implementación en el grado de las competencias huérfanas, siendo fundamental que a lo largo de la titulación se cuenten con conocimientos en áreas como la bioética, ética profesional y cuidados paliativos, siendo este último impartido de forma muy desigual por toda España”, agrega.

Beatriz Atienza yMarina García, vicepresidenta y presidenta del CEEM, junto al presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín.

En cuanto a las prácticas clínicas, la representación estudiantil se ha mostrado a favor del Real Decreto 420/2015 que, entre otros aspectos, indica que un hospital universitario solo podrá estar vinculado por concierto con una universidad para impartir formación en una misma titulación. “De no cumplirse con esta normativa, se podrán dar casos como los ocurridos en Comunidad Valenciana y Murcia, que solo perjudican a los estudiantes y la calidad de su formación”, precisa García.

En la misma línea reclaman una formación sanitaria más práctica y menos teórica, “que nos permita estar más próximos a la realidad y sistema sanitario”, sin pasar por alto otras áreas clave como la “humanización de la formación”, donde seguirán ayudando a los estudiantes más jóvenes a través de la ‘Guía del Novato: cómo estudiar Medicina sin morir en el intento’, donde se resumen los conocimientos básicos para lidiar con el día a día de la titulación.

La docencia no ha pasado desapercibida y el CEEM reclama, por un lado, profesores que estén más formados y que implementen modelos de aprendizaje modernos en todos los cursos. Sin embargo, también solicitan que sea reconocida la labor que realizan y que cuenten con reconocimientos e incentivos, tanto en el grado como en la residencia, en donde se han puesto como gran ejemplo a los tutores MIR.

Ajustes formativos

Los representantes estudiantiles también se mantendrán firmes en su oposición a la apertura de nuevas facultades de Medicina, siendo la de Vic y Deusto las más avanzadas hasta el momento. Conscientes de las necesidades de los alumnos, piden un control en el númerus clausus, así como una mejor financiación de la sanidad pública.

De ahí que se mantengan los esfuerzos por repetir, durante un año más, las becas que han ofrecido con la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial, al mismo tiempo que exigen que se realice un baremo único para Medicina para hacer más justo el acceso a las ayudas económicas del Ministerio de Educación. “Hay que tomar en consideración que es un grado de seis años y con asignaturas de alto número de créditos, siendo muchas de ellas llave e impidiendo acceder a otras hasta su aprobación”.

Atienza, vicepresidenta del CEEM, también ha destacado que “a ver si, finalmente, se ve materializado el real decreto que permitirá la elección única de tronco y especialidad durante el proceso de formación sanitaria especializada”.

Por su parte, el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha mostrado su satisfacción con las propuestas de los estudiantes de Medicina y aplaudido que la organización esté lideradas por mujeres, siendo el grupo mayoritario dentro de la profesión sanitaria. “Es una buena señal que la cúpula del CEEM sea femenina y esperamos que no se pierda esa estela de liderazgo en el resto de su trayectoria académica y profesional”, ha sentenciado.