Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Conocimiento > Formación

Cursos intensivos, la 'llave MIR' para acceder a la residencia del SNS

El Grupo CTO tiene uno de los más exigentes con siete meses constantes de estudios para entrar obtener su plaza

Estudiantes en la sede del Grupo CTO.
Cursos intensivos, la 'llave MIR' para acceder a la residencia del SNS
Redacción
Miércoles, 05 de julio de 2017, a las 09:10
El MIR como el mejor plan para el verano. Los candidatos a las plazas de formación sanitaria especializada aprovechan los meses previos a la evaluación de acceso a la residencia para dedicar tiempo y esfuerzos a la preparación del examen. Una jornada intensiva que requiere de una estrategia para lograr el agotamiento, así como para el mejor aprovechamiento de los conocimientos y técnicas adquiridas durante esta fase ‘intensiva’. Un reto para el que es necesario “recordar constantemente cuáles el tu objetivo, el motivo por el que te metiste en esto”, recuerda Laura Gasulla, tutora del Grupo CTO en su ‘ConcentraMIR’, a Redacción Médica.

Laura Gasulla, tutora del Grupo CTO.

Laura Gasulla, tutora del Grupo CTO.

Gasulla, que también fue alumna de este curso intensivo, admite que “el cansancio forma parte del proceso y hay que contar con él. Por eso, a pesar de haber un calendario establecido, creo que es bueno ser flexible y valorar que habrá días en los que te sientas más cansado o la asignatura no te guste tanto”. Un poco de creatividad puede ofrecer una bocanada de aire, por lo que “en vez de coger el manual y ponerte a leer y subrayar (sabiendo que de ese modo esa tarde te va a cundir poco) se puede aprovechar haciéndote esquemas con dibujos, reglas mnemotécnicas”, recomienda.

“En mi opinión, en el curso ConcentraMIR es más difícil caer en el agotamiento puesto que el ir a clase te libera de estar sentada todo el día frente al libro. Puedes despejar la mente al salir de casa y a la vez seguir estudiando de forma pasiva”, indica la tutora de la academia MIR. Es importante recordar que esta oferta académica tiene una duración de siete meses que se divide en tres vueltas para poder abarcar todas las asignaturas bajo la supervisión de los tutores del curso.

Para sacar el máximo provecho del ConcentraMIR, Gasulla considera fundamental “ir a todas las clases”. ¿El motivo?, “porque es el medio ideal para rentabilizar tu tiempo de estudio, primero te dan el tema (toma de contacto) y luego te dicen qué es importante y cómo puedes enfocar el estudio de algunos apartados”. A partir de este momento, el candidato debe sentarse frente al manual y se centrará en los aspectos fundamentales de la lesión. Por eso puntualiza que “no siempre responde más el que más sabe o el que más estudia, sino el que más ‘MIRcina’ ha sido capaz de absorber”.

Mejora constante

La ahora tutora del Grupo CTO admite que “nunca fui una estudiante que fuera a todas las clases de la facultad, sentía que aprovechaba mejor el tiempo si me quedaba en casa estudiando en muchas ocasiones”. Sin embargo, su pensamiento cambió durante el curso intensivo. “Es un curso exigente, pero recuerdo que me sentía cómoda yendo a clase y luego me volvía a casa con la sensación de saberme la asignatura, porque el profesor te ayudaba a ‘cribar’ lo importante de cada tema y las dudas del estudio del día anterior o del tema que ibas a ver”, sentencia. No obstante, ahora del otro lado del escritorio, ha aprovechado para incorporar mejoras.

“Cuando era estudiante me percaté de que muchos estudiantes extracomunitarios que viene a hacer este curso en concreto tenían más dificultades en asignaturas como Estadística y Epidemiología o Hematología, por lo que ahora busco adaptar la planificación de cada alumno según sus necesidades, aprovechar los días de libre estudio, generador de exámenes, autoevaluaciones inteligentes o tutorías para reforzar desde la primera vuelta lo que cada alumno sabe que lleva peor” ha explicado Gasulla.

Posibilidades de éxito

Rosa Cano, profesora de ConcentraMIR, apunta que los alumnos tienen un alto índice de acceso al MIR. “Teniendo en cuenta la creciente dificultad de obtener una plaza en los últimos años, debido al aumento en la demanda, podemos estar contentos con los resultados del más joven de nuestros cursos, cuya tasa de alumnos que obtienen plaza ha alcanzado el 80 por ciento”.

Sin embargo, el estudiante deberá aprovechar que el curso intensivo representa una “alternativa al método tradicional”. De ahí que su valor añadido sea, según indica la docente, “saber conjugar un método de comprobado éxito, como es el método CTO, aplicado a un formato de curso de clases diarias”. Una metodología que comenzará a mostrar sus efectos según las características y habilidades del alumno, pero siempre en un ambiente “de total inmersión entre compañeros, y con la academia, lo que facilita mucho este proceso”.