Redacción Médica
20 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:20
Conocimiento > Formación

"Solo veo carne" y otros consejos para que el MIR no falle una intubación

Un anestesiólogo publica una serie de recomendaciones para evitar el síndrome de intubación fallida del MIR

"Solo veo carne" y otros consejos para que el MIR no falle una intubación
Redacción
Sábado, 26 de mayo de 2018, a las 10:00
Los nuevos residentes ya han comenzado a incorporarse a los hospitales. Una nueva etapa en la que nunca vienen mal los consejos de médicos experimentados para calmar los nervios que pueden sufrir los MIR durante los primeros días de residencia. En esta línea, Miguel Díaz (@MDiazFuentes), un anestesiólogo, ha publicado en Twitter una serie de recomendaciones “para evitar el tan extendido síndrome de intubación fallida del residente”.

En primer lugar, el anestesiólogo sugiere darle tiempo a la preoxigenación. Destaca la importancia de saber ventilar, siendo más importante que saber intubar: “aplícate en la ventilación con mascarilla facial”, indica. La frase “no lo puedo intubar” deja de tener importancia cuando la comparas con la de “no lo puedo ventilar”, señala.

En cuanto a la maniobra de laringoscopia, esta debe ser “lenta y cuidadosa porque la prisa es para los ladrones y los malos toreros”, explica Díaz. Para ello, el MIR debe “hacerse amigo de la pala del laringo y, al avanzar, tener especial cuidado con la lengua, el labio superior y los dientes”.

"Solo veo carne" es una frase mítica de los R1 y, al principio, es normal que los nuevos médicos no vean nada. Aquí, Díaz propone "focalizar el objetivo del MIR en identificar la epiglotis". Continúa señalando que si la lengua no está bien desplazada hacia la izquierda es "tarjeta amarilla". En relación con la epiglotis explica que "le gusta ir descalza", una frase que debe recordar el residente para no "carzarla" con la punta de la pala, que debe situarse en la vallécula.

Por último, recomienda introducir el tubo por la derecha, sin perder de vista la glotis. "Debe entrar holgado, no hace falta atornillarlo", explica este anestesiólogo. Finalmente, para retirar el laringo de la boca es necesario "hacerlo con cuidado".